17
Omduart

Un universo compartiéndose XIII

Sueño y realidad en el mismo río

 

En aquellos ríos de libros me podría haber ahogado si no fueran hechos de perfume oxigenado. Escalamos en círculos de seis costados, no sé en qué momento sucedieron los cambios, pero así es la vida, y así los sueños. Las etiquetas habían desaparecido y eso me gustó, todo estaba siendo menos nuestro entonces y era el misterio quién nos lo estaba arrebatando; ¡qué emoción!

Fungir de orden, sentir la repetición del escalón, avanzando con el cuerpo frío y reclinado, casi muerto, escuchando el crujir de los huesos y un improbable saxofón proveniente de un oscuro rincón afótico, vibrante, enloquecido espacio improvisado. Ya no fuimos más dos, y también abandonamos el sueño y la realidad y la importancia del momento y el lugar. Creemos que no había paredes, no las había delante de la oscuridad, al menos. El ruido aparecía y desaparecía, saltos de agua que dejaban de sonar y nosotros pensando en nuestra sordera; pero tan solo por unos instantes, los pocos de esta fiel visión, la ilusión más preciada, el cuento que queremos narrar para siempre incluso cuando nos disgusta, ofende o humilla. Huele a libro viejo, olemos el aire cargado de polvo, el río que nos arrastra se calienta, creemos llegar, precisamos y exigimos un final, latimos de nervios por él. Hay una luz que cae encima de un anillo dorado y unos libros lo orbitan. En el anillo no hay dedo, en el anillo no hay dedo, en el anillo no hay dedo…

 

 

El sueño no puede nacer al igual que no hay gallina sin huevo; primero está y luego sigue siendo, ridiculizando el reloj.

El universo no puede nacer al igual que no hay biblioteca sin bibliotecaria; primero está y luego sigue ordenando; ¿ridiculizando el caos?

 

—Nunca había visto un cielo tan azul…

—Nunca te habías tumbado en el suelo para contemplarlo.

—Una vez soñé que las nubes estallaban y impregnaban todo el firmamento de agua de color cian, y él agonizaba, perforado de lluvia, llorando entre ciegos tormentos, desnudo y lleno de agujeros, sangrando azul marino… Yo no estaba allí, solo presencié, y me sentía triste, afligido por el sufrimiento del cielo.

—Animistas, soñadores valientes repletos de fe, saltando al vacío pescando respuestas, alcanzando falsos finales.

—Zahir y otras formas de ser infantes, casi perfectos, bendecidos.

 

 

¿A qué piso estamos? ¿Seguimos en la torre? ¿Es esto un sueño? ¿Un libro de nuestro universo? Caímos hasta arriba y tocamos techo, arrastrados por el río; ¿Hay allí otro remolino? Si no hay paredes… ¿Son todo puertas? Un mundo sin fronteras; leer no entre líneas sino entre letras, encontrar aquel brillo que no debería haber dentro de la lúgubre caverna, voltearse en la mejor escena de la obra, retar a la sombra a seguirte.

¿Seguimos juntos? ¿Estamos unidos? ¿Somos uno?

 

 

Ahora viene lo divertido, girando la siguiente página, cuando por fin alcanzas la comprensión de la novela, el desenlace pero, pero, pero este, no se suelta e insiste en tirar de ti, seguir esa escalada al vacío, sin paredes, empujado por un río que se calienta, que se calienta, te lleva. ¿Hasta cuándo depende de tu fluir y desde dónde empieza tu resistencia? ¿Es tu peso una presión? Tu mano sujetando un universo compartiéndose, abriéndose para ti. Rasgarlo como una pizarra y sufrir con él, esos gusanos que crecen y corren por cada línea perseguida. El reto impuesto y aceptado, el contrato firmado siempre en tu favor incluso cuando pierdes. No hubo teoría en ningún momento y la historia quiere continuar ¿le das otra oportunidad? Hay trenes que no se atreven a parar y montan vagones restaurante, hotel, biblioteca… Seguimos la estela del humo y notamos la descompresión, Borges siempre tenía razón, veía claro y lejos hasta cuando alcanzó el crepúsculo; seguía con los ojos abiertos, y hay más aún y hay mejor, la torre es una lanzadera y seguimos explorando, este nuestro universo compartiéndose y él a sus sentíres que se expanden en su interior.

Un planeta más, un viaje sin fin.

Publicado la semana 17. 24/04/2019
Etiquetas
https://www.youtube.com/watch?v=q-F0FKQMT_w, The moon is down - Explosions in the sky , La torre de babel, Borges, Soñar despierto , prosa poética
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
17
Ranking
0 69 0