32
neKKKro

Navigator

Dejarse llevar por las corrientes

Simplemente dejarse ir, a la deriva

Sin más pretensiones que surcar tus aguas

Atravesar los mares de tus cotidianos desvelos

Con las velas henchidas por vientos profanos

Y en cada ola someterme a tus atávicos sortilegios

Con impaciencia y candor adolescente

Hundir mis remos en tus aguas cristalinas

Y en cada brazada aproximarme hacia tus costas

Sigilosa y denodadamente hasta alcanzar tus playas

Fondear mi barca en tus orillas desoladas

Entonar mi precario canto de empeñadas ilusiones

Sostener la melodía con el verbo

Hasta caer rendido en tus arenas

Dejarme ir en tus quebrantos

Y maldecir a viva voz mi desencuentro en esta historia

Exorcizar esa pena impostergable

La que hostiga tus certezas y mis credos

Esa pena atravesada por siglos de desidia

Devastar la tristeza con un gesto inquebrantable

Subvertirlo todo sin más pretextos que tus ojos

Esos ojos que vigilan mis silencios

Esos ojos negros que develan mis temores

Embriagarme de misterio, sin reparos, en los bares de tu puerto

Y al sonar la doceava campanada volver a mi barca sin excusas

Para adentrarme en tus febriles aguas nuevamente

Y escapar de la codicia y el espanto de los necios

Los que todo lo juzgan con su ceño imperturbable

Los que maldicen el amor enamorado de los pobres

Los que pretenden someter con su yugo al amador

 Y ya a salvo de sus garras sentenciosas

Navegar tus océanos de dicha inagotable

 

 

Publicado la semana 32. 08/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
32
Ranking
2 294 0