13
Mr. Nobody

El verano de la pandemia

De pronto aquel verano las cosas cambiaron. Los niños dejaron de ir a la escuela, los adultos al trabajo y en general, las personas dejaron de salir a la calle. Al principio la situación no parecía alarmar a nadie, solo era una medida preventiva, así que algunas personas se dedicaron a hacer música, otros escribieron, otros más comenzaron a pintar y aquellos que nunca tuvieron interés por el arte, comenzaron a hacer ejercicio para llevar una vida más sana, para cuando las cosas regresaran a la normalidad, excepto que nunca volvieron a la normalidad.

Las horas se volvieron días y los días se volvieron semanas y en cuestión de meses, toda la humanidad estaba infectada. Los ancianos comenzaron a morir, los asmáticos y aquellos con problemas en el corazón comenzaron a morir, también los recién nacidos y aquellos que no estaban tan enfermos, murieron en las protestas o en los saqueos a las multinacionales. La humanidad estaba diezmada y todo el mundo quería encontrar al culpable. Los occidentales dijeron que fueron los orientales y viceversa. Al final tenías que cuidarte de tu vecino, de tu hermano, cualquiera te asesinaba por una lata de comida.

Pero la humanidad se adapta, pronto se descubrió que una pequeña parte de mi generación era inmune al virus y aunque nadie terminó por entenderlo, la explicación que se dio fue el hecho de haber crecido en un mundo donde este ya existía. Así que cuando llegamos a la adolescencia y justo antes de que el mundo colapsara, nos apartaron del resto y en un centenar de cohetes, nos enviaron en grupos a colonizar nuevos planetas con la esperanza de que al menos uno de nosotros tuviera éxito y la humanidad no se extinguiera.

Hoy es nueve de octubre del tres mil once. Mi cohete se ha quedado sin combustible. Extraño mi hogar. Quise dejar esto grabado solo en caso de que los otros tampoco tuvieran éxito. Es una especie de prueba de que la humanidad existió. ¿cómo será el nuevo planeta? En mis clases de historia aprendí que antes de Nova II la humanidad había tenido otros dos planetas a los que llamó hogar. Quizá no tuve éxito por una razón y la humanidad no tengas más oportunidades. Lo entendería si es así. Como sea, el oxigeno se está terminando y tengo sueño, pero no quiero dormir, tengo miedo.

 

Publicado la semana 65. 24/03/2020
Etiquetas
https://www.youtube.com/watch?v=AY8z7ZXJ-Vg
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
13
Ranking
1 142 0