12
Marvin Six

Adrenalina

Un minuto antes estaba de pie, justo al borde del abismo.
La atmósfera caliente de la noche, enrojecida por las luces de las calles y los faros de los autos, me prometía ser como una red, recibirme en el salto, protegerme del golpe.
Bajé la vista y miré mis pies. Alrededor de las suelas de mis zapatillas, pequeños granos de tierra se desprendían en cámara lenta y comenzaban a viajar hacia su desintegración.
Me imaginé cayendo entre ellos, desenvolviendo el aire enrarecido alrededor de mi cuerpo en la caída. Como una sábana que se desprende en espiral, que te desnuda del sueño para siempre.
Abrí los brazos, aunque no era necesario, al caer siempre abriremos los brazos por reflejo.
No es necesario adoptar una postura en cruz para volverse pájaro.
Cerré los ojos. No por temor, sino para no anticipar el espectáculo del suelo volando hacia mi rostro.
Después de ese momento, el tiempo se volvió velocidad, luces, sonidos envueltos en densas nubes de colores.
Un océano en rojo y negro me asaltó en la última visión, sus olas me tragaron como a una flecha vertical.

Publicado la semana 12. 24/03/2019
Etiquetas
Viaje, sombras, adrenalina, relato breve
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
12
Ranking
0 120 2