05
majo

FUTBOL PASION

La idea es hablar de las hinchadas de los clubes, de los denominados grandes, o de los clubes de barrio y que son tan importantes para el acompañar a cada uno de los equipos que realizan este deporte, el fútbol.

En estos últimos, oportunamente existen profesores que hacen de directores técnicos, que les ofrecen a chicos de diferentes edades la posibilidad de realizar este deporte que es tan popular en nuestra sociedad. Aparte de practicar este deporte, se les enseña desde la más temprana edad, que no se trata de una competencia, donde hay que ganar a costa de todo, y esta enseñanza es llevada a la casa de cada uno de estos chicos, por lo que los padres o familiares que hacen de hinchada futbolística, de los seres que mas aman en sus vidas, se realiza en comunión entre los diferentes equipos, lo mismo pasa dentro de la cancha. Paralelamente también existen clubes de barrios que afilian a los pequeños jugadores en una liga determinada donde la competencia es lo primordial, y que si bien el DT de la categoría que juegue imparte la importancia del respeto por el otro dentro y fuera de la cancha, algunos de los integrantes de la  hinchada de ambos equipos generalmente compiten desde afuera con el otro, proporcionando insultos a los técnicos, a los árbitros, y que no son el mejor de los ejemplos para los niños.

Posiblemente, muchos de los lectores de esta nota alguna vez concurrieron a un estadio de fútbol, donde se entiende que implícita o explícitamente éste es el espacio para poder cantar aunque se desafine totalmente, donde se puede saltar, se puede insultar a los jugadores del equipo opuesto, porque a los propios no se los insulta, y por supuesto a los árbitros y líneas, es decir se pueden hacer cosas que usualmente en la calle, estas personas que concurren a estos eventos , no tienen esta actitud como conducta, y a su vez  no quiere decir que no sea parte de ella, sino que se ajustan a normas de convivencia.

Generalmente esta condición de agresión se le adjudica a un grupo determinado que se los denomina “barra”, pero, ¿qué pasa con las personas que no son parte de este segmento y se sobrepasan en su forma de actuar?, se podría decir con  una conducta agresiva contenida y que acorde al espacio, a las condiciones externas o a las internas se manifiesta de una forma diferente a la del día a día. Hemos vivenciado rotura de instalaciones, destrozos varios, o simplemente se han agarrado a trompadas en un clásico de la ciudad o en algún otro partido, dentro y fuera de la cancha, o en un pueblo donde muchas veces se ve por tv las condiciones de agresividad que existe en ese espacio.

Los que conocemos la rivalidad entre los equipos, podemos dar cuenta de cuanta agresión existe entre las personas, olvidándose que solo son hinchas enfervorizados, que son quienes tienen que alentar, pero  son hinchas al fin, y por supuesto que no hablo de los integrantes de los que se consideran “barras”, sino de grupo de personas comunes que ante una palabra, un mal arbitraje, o cualquier otra razón que pudiese surgir, se manifiesta de mala manera.

Podemos pensar que estas manifestaciones de agresión exagerada, pueden ser motivo de situaciones personales, como hemos dicho en otra oportunidad de acuerdo a las conversaciones internas que el sujeto tenga, pero también puede ser lo externo, llamémosle medios de comunicación, ese picoteo en la cabeza que existe en los medios deportivos, permite que al momento de ejecutarse el partido también aparezcan otras cosas, y también está la provocación en la puja de poderes, dentro y fuera de la cancha, por ejemplo la policía y la gente.

El interrogante a todo esto expuesto es, ¿qué hay en ese aquí y ahora que hace que uno o un grupo de personas actúe de determinada manera?, teniendo en cuenta, que 100 o 40 mil personas lo experimentan al mismo momento, y que esa misma cantidad de personas tienen una mirada distinta y diferentes maneras de actuar, teniendo en cuenta que están los que repudian esas acciones, los que se mantienen al margen, o simplemente los que se masifican y copian formas de conductas, entrando en un estado de salvajismo no organizado.

Pensando que hoy por hoy los estadios de grandes equipos se llenan solo de la hinchada local, es imposible descartar que el objeto que  identifica a las personas que concurren, el club de sus amores, es el mismo para todos, pero aún así la mala efervorización, la lucha de poderes, las palabras que caen mal, siguen estando y afectando a quienes participan de estos eventos.

Entonces surge el control - descontrol, y pensando en este par de opuestos como una  contradicción que se  puede considerar que van de la mano,  sería bueno plantearse ¿pueden existir ambos en el mismo espacio y mismo nivel de jerarquía? ¿Pueden existir uno sin el otro?, ¿puede realmente existir solo el control y no el descontrol?, se puede pensar ¿Siempre el equilibrio sobre la pasión?.

Los dejo pensando respecto a este tema, porque es posible que si plantean este par contradictorio, en los diferentes aspectos de sus vidas encuentren una respuesta, que por supuesto jamás justificará la agresión, la falta de respeto por el otro, pero si la existencia y las respuestas a estas últimas preguntas.

 

 

Publicado la semana 5. 01/02/2019
Etiquetas
PAEZ FITO , En el bar
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
05
Ranking
0 69 0