03
majo

SIMPLEMENTE

 

Ella sentía que merecía ser amada… pero solamente amaba ella.

Ella sentía que merecía tener, que merecía sentir, que merecía … pero muy en el fondo ella se resistía a todo eso que decía merecer, por lo que obstaculizaba la llegada de lo que supuestamente mas anhelaba, el amor.

Simplemente exteriorizaba toda esa falta sin pensar que la falta mas importante estaba en ella, y era no creer en si misma, entonces fue por la vida contando a cada quien que se cruzaba en su camino todos sus triunfos a fuerza de tanto sacrificio porque estaba sola sin ponerse a pensar que no era la única en el mundo que pasaba por estas situaciones, pero por supuesto tampoco debía considerarlo, cada uno vive su vida sin pensar que otro lo esta pasando igual o peor.

Ella siempre fue muy intensa, todo lo que se propuso lo fue logrando, con sobresaltos, con mucho sacrificio, hasta logro salir de una enfermedad casi mortal el corazón triste y solo, porque su necesidad de vivir, de amar y ser amada no le permitió rendirse, necesitaba antes de morir experimentar nuevas sensaciones, el amor de un hombre.

Ella sabia lo que es el amor, una hija le permitió poder vivirlo, pero siempre había algo que no le permitía ser inmensamente feliz, algo que le producía un nudo en la garganta cada vez que lo hablaba. Se equivocaba pensando que cada hombre era el único, el elegido, el que iba a estar a su lado para el resto de su vida, compartir mañanas y noches, vacaciones y obligaciones, pero esos hombres no estaban a la altura de esta mujer, ellos simplemente pasaban una noche con ella, quizás dos pero desaparecían de su vida, así sin mas.

Ella no tejía y destejía una bufanda…. Ella tejía y destejía ilusiones.

Un día así sin pensarlo apareció una persona, alguien que no le significo nada, alguien que consiguió que ella le prestara atención sin querer, y le fue dando su amor a su manera, de una forma que ella desconocía por lo tanto le daba desconfianza y muy de a poco fue conociendo a esa persona que simplemente quería estar con ella, conocerla, saber de su vida, conocer sus locuras, bancarla en las buenas y en las malas, el tampoco sabia eso, las cosas se fueron dando de esa manera, simples como tiene que ser el amor.

Ella sentía que merecía ser amada, hoy es amada y esta aprendiendo que realmente ella se merece todo lo que desea, que no tiene que tener miedo, porque ese sentir antes que el amor apareciera, era el motor para que siga en la búsqueda como si esto fuera la zanahoria que se ponía delante de sus narices para seguir camino.

Hoy esta aprendiendo a vivir simplemente , con un amor simple, con una vida tranquila, compartiendo la vida, compartiendo despertares, vacaciones, familia.

Ella se merecía ser amada y no solamente ama…. También la aman

 

Publicado la semana 3. 17/01/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
03
Ranking
0 49 0