29
lopez.reymundo

   Hay una cara linda y sensual

Dentro de mi espejo cuando miro

El reloj está adelgazando y no suena

Ni media palabra a nadie

Otros zapatos me aguardan por la mañana

los pantalones me quedan largos,

Quiero llamar a tiempo

agendar prioridades

mi  voz de juglar emite cálidos y enigmáticos

sonidos,

me parezco a un pájaro a un verano

Un cepillo de dientes desconocido

Deambula por molares y caninos

el domingo me suena a compras,  desvelo

y amor,

es un sueño acaso una broma de buen gusto,

mi cama huele a África limpia

la separación de mi amante es una idea seductora,

"no quiero que mires a nadie"

que solo en pocos momentos no pienses en mi,

son cortas las mangas de mi camisa,

recorro la exquisitez de mis piernas

con crema humectante,

Te recibo en mi única habitación importante,

mi cuerpo, analizo escucho resuelvo 

caos, me desmayo,

el cinturón no me acomoda

mamá me despierta 

Me gusta dormir para soñar intenso

los ladridos de los gatos

los ratones ingenuos y los sabios

tus letras

Tu  voz, enronquecida de cantar,

tus ojos café la piel morena

el cabello negro crispado

los labios austeros y sensitivos

tu mirada en erupción

Y sin embargo,

cuentáme un cuento te digo

practico un ritual para dormir

te convoca el eros el thanatos

me has enseñado a tirar las máscaras

secretamente odio a tus amigos

mis dedos son más largos que de costumbre,

al mes te necesito y lloro,

ahora mi teléfono ruge con el ocho al inicio,

Mi cama huele a libertad

pienso que nadie te ha besado como yo

(tú lo has dicho)

y me gusta creerlo qué demonios,

mi pájaro sueña mi casa huele a pan

desde una burbuja te persigo

Esta otredad exquisita y salvaje

no me permite verme

Mis ojeras no son mías

Ya no poseo mi humedad

escéptico paseo mi lengua

Por el cosmos de tu pecho,

me parezco más a ti que a cualquiera,

me instalo en el génesis de tu cumpleaños,

este fantasma nocturno pertrechado

mordiéndome la almohada

no me da respuestas enmudecido

balbuceante se fuga en cualquier emigración

de murciélagos,

hay una risa sensual reciente lasciva

en el mar de mi rostro,

sospecho que estuviste aquí

y que te has largado al alba

amenazando (por supuesto)

en regresar para quedarte,

sin pedir permiso sin avisar

como casi siempre como casi nunca

pensando que mis ojos

te desean y sabiendo

que eres bienvenida...

Publicado la semana 29. 15/07/2019
Etiquetas
Rock , La noche , En cualquier momento , Mujer
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
29
Ranking
0 216 1