51
Lilueth

Vuelves

Infame. 

Un año hace de aquella madrugada. Un año de la cerveza, los besos, la pizza y el ron. Un año de la fecha donde estaba debiendo a alguien, no sé a qué, no sé a quién. 

Nos juramos amor eterno, me lo dijiste desde los huesos y te lo hablé desde el esternón. Algo creció, hermoso, fuerte y calló tan rápidamente como la peor tala masiva. Silencio. Silencios. Silencio. 

No pasaron muchos días antes de que la sensatez volviera a mí, antes de que el recuerdo avasallador me contara de quién habías sido y del mal que habías hecho. Me quedé. Me quedé por el amor que le tengo el amor y el desprecio escondido que te tenía. 

Huíste por quinta vez en tres años. Huí del dolor y del miedo. 

Nunca lo sabrás aunque tienes que hacerlo. 

Es terrible lo humano que se puede hacer para evitar el sufrimiento, es increíble lo sensato que se puede hacer a merced. 

Y verás, mi bien, que ya no estoy pero te extraño, que volver no está en mi abecedario. 

Y que, el día en que volviste, hace un par de semanas, yo no estaba dispuesta a marchar a tu flanco. Me cansé de tu enfermo proceder.  

Publicado la semana 51. 22/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
51
Ranking
0 48 0