39
Lilueth

¡Abur!

Celebraré el día internacional de la tristeza junto a ti... (canto)

Te he pensado varias veces, te he pensado de mil maneras. 

Ya no tengo cómo escribirte, dónde hallarte. 

Te perdí, me hallé, nos escondí y apedreé.

Escribo tan brevemente como si fuera una palabra y con el alma tan extensa como solo sé escribir. 

¿Te acordás cuando sonreíamos sin razón aparente? 

¿Te acordás cuando corríamos y las gentes nos miraban? 

¿Te acordás de tu mirarme sin darme cuenta y de mi verte a través del cristal de una copa o dos de más?

¿Te acordás de cuando nos deteníamos en medio de la calle porque estábamos locos de rabia o de amor? 

¿Qué será, será que nunca diferenciamos esos dos? 

Algo destruiste y tu silencio y mi amor se volvieron un cáncer repetido en tantas áreas de mi cuerpo que casi no logro acordarme. 

Te mentí y tu amor se mezcló con el miedo y nos volvimos una bomba atómica pronta a estallar. 

Me tocaste y roíste mi piel, mi corteza y me envolviste el alma en llanto. 

Cuando el amor se nos hizo camino, revoltijo, angustia. 

Cuando un cuerpo sobrepasa lo evitable, cuando el poseerte se me hizo ajeno y que dispusieras de mí, mi aflicción. 

Te fuiste, te quedaste, te volviste a ir para siempre quedarte. 

Ya no más, no hubo más. 

No sé si me viste, si te escondiste, si te escabulliste. 

Y yo te odié y te maldije como tantas veces tú a mí. 

Pero no creas, la calma vino. 

Una noche de invierno la lluvia hizo de las suyas y enjugó lo que quedaba, sonreí al viento, a la ausencia, mientras tú te quedabas en algún lado y yo no podía parar. 

Estabas ahí, estaba ahí, estuvimos. 

No volveremos a estar. 

Recibirnos. 

Perdonar. 

Mi alma.

Mi esencia.

Mi música. 

Adiós. 

Publicado la semana 39. 27/09/2019
Etiquetas
El Niño de la Hipoteca - El día internacional de la tristeza
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
39
Ranking
0 16 0