37
Lilueth

Desangre

Me sangra el alma, las manos, el ser. 

Si alguna escarlata gota saliera de mi existencia, causaría un caudal enorme y sin forma, me darían por muerta, desaparecida. 

Si pudiera morirme del dolor que no siento, un infarto rápido me haría suya, me fulminaría con un ardor intenso que arrasaría conmigo. 

Pero sí siento el dolor, más no está ahí. 

Mi pulso inconstante arrecia y me angustia, el acelerado karma de mi existencia mantenida más en intenciones que en logros me pesa y hala mis pies.

Mis pasos lentos, revueltos, perdidos. 

El dolor que no siento, que no existe, que me agobia, me abstrae, me aliena y me lanza al suelo, podría acabarme a patadas, pero no se halla ahí. 

Ese dolor tan viejo que me niega y me encierra, que me hace sentir una ciega sin sentidos, me busca y recorre, me anhela. 

Lo anhelo. 

Ese dolor más viejo que yo no está, pero sigue ahí. 

 

 

 

Publicado la semana 37. 13/09/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
37
Ranking
0 43 0