34
Lilueth

Aromático

Te siento, me llenas, me escapo, me tientas. 

El sonido de mi voz acalla tus gritos internos, mis gemidos alzan la voz de tus sombras para el deleite de tu paladar. 

Tu lengua me esconde, me aguarda, mis ojos revuelcan lo más añejo de tu ser. El sol se encuentra frío ante la brasa que sofoca mi dermis. 

Lo siento tan fuerte, lo vivo por dentro. Resurjo, me corres, me revientas, me besas, me oculto, te renuevas.

Me atrevo a alejarte, tomo un respiro, suspiro, me dejo caer en la sombra de tus brazos, tu presencia perenne me aguanta y sostiene, me acalla; revive el fuego de mi aliento, me apaga y me vuelve a encender.

Te huelo cerca, te siento lejos, tu fragancia manosea mis sienes, tu sudor es bálsamo intenso que alimenta mi infausto contento y aventura los recuerdos que se dispersan al tiempo.  

Llega la noche y amaneces ante mis quejidos, tu llamado se hace más fuerte, tu ausencia me calcina las manos, los labios. 

Sale el sol y el frío se come mis huesos, no queda nada, no quedo yo, quedamos nosotros, deriva y viento, sustento.  

 

Publicado la semana 34. 21/08/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
34
Ranking
0 25 0