24
Lilueth

Llagas

Parece que mis letras no sangran más.

Que su presencia ahuyentara mi vacío, que hiciera la agonía ajena.

La herida abierta luce al sol, no supura, no late, no hace resina.

Sus huesos yacen a mi lado, su sonrisa cauteriza, su lengua alimenta mi ser.

No sé qué anhelo, ya no más.

Me giro en la cama y no está, se ha quedado, me llama, me clama, me ha rogado quedarme.

El amor enciende mi llaga, lascera mi espina, florece mi angustia, descalla mi lucha.

Su barba me propone, mi mirada silencia, descubrir qué hay aquí, vive en mí, mi arte, su ciencia.

Publicado la semana 24. 14/06/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
24
Ranking
0 26 1