19
Lilueth

Selena

En mi defensa, siempre he buscado algo y hallado bolsillos vacíos, camas llenas de cobertores y ausencias, planes huecos y bocas, llaves pocas. Para defenderme usaré besos y secretos, miradas y llantos desde el alma, amor, nunca ese, trastorno que escuece, me roba y abastrae, que me llama calma.

La luna estaba llena y no inmensa, no iba a ser historia y las mareas quizá huían de ella, pobres locos se desvivirían al verla. Esta 
lunática y sombra, anhelo frío y constante, creyente en las historias de luceros, selena ardiente y azul, gris y negro, fuego eterno, sueño y miedo. 

Fui dejada sin supervisión alguna, sin amparo, con mis sentimientos y apenas un poco de ropa. No saboreaba y el dulce empalagaba mis sueños, mis vientos. El abandono hizo de la vista el viento, de la palabra el toque que no hallaba la chispa para convertir la magia.

Aquella noche no había ni juez ni estrellas del día y mucho menos quién notara a esa pequeña existencia brillar.

Publicado la semana 19. 12/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
19
Ranking
0 10 0