17
Lilueth

Desboca

La música no suena en torno a tuyo y mi garganta se ha cansado sin cantar. 
Llueve a cántaros fuera y está seco. 
Está seco. 
Está seca mi boca, mi garganta, mis penas. 
Darte, serte, es otorgar sociego, esmero.
No sé quién soy. No sé quién quiero ser. 
Te quiero ausente, pero ahí. 

Ve y vuelve. Ve y dáñame. Vuelve. 
Hazme un nudo compartido. 
Encájateme aquí. 
Piérdete en la tiniebla de mi ansia. 
Déjame morir aquí. 

Besa mi boca, mis huesos. 
Lluéveme lento.
Mójame dentro, quiéreme tiento. 
Besa mi boca, mis vientos. 
Mi boca en su boca, lamento, no lo siento. 
Este anhelo intenso, no grave, de no ser. 
Ser sin aliento, respiro, padecimiento. 
Cesa mi boca, beso mento, te cuento, a tu encuentro. 
Mis ansias llanas, mi calma, mi alma en préstamo. 
Mi talento, mi letras rotas, tu sustento. 
Te llevo adentro, lo siento. 

En mi piel hay un humano después de escribirte, escribirme.
Soy creación sublime, llanto en mano, canto fano, soy reclamo. 
Esta boca que desboca, loca, que se anda en pocas. 
Enfurece y crece, carece, me escuece y envejece,
Se mece en mi alma vista, mi pecho dista, mi mente inquieta. 
Que mi vida enfoca, sofoca, que ya nadie toca y tu corazón acota.

Publicado la semana 17. 24/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
17
Ranking
0 145 1