50
Jueves

Mi lámpara nueva

La lámpara nueva ya estaba instalada. La otra luz más chiquita no era suficiente en esta habitación tan grande. Es muy bonita además. La pantalla hace juego con las paredes rojas. La contemplo un rato más y pienso que debería ponerla en un sitio más adecuado, donde pudiese ser admirada.

            Me siento frente a la computadora a terminar el informe que debo entregar el miércoles. Antes pongo un poco de música para acompañar la tarea. Mi mujer llegará en unas dos horas.

            Es de noche ya. Miro a un costado. No sé por qué me parece que irradia un poco más de luz que hace un rato. Continúo lo mío. Pero es cierto, hay mucha más luz en la habitación.

            Muevo la vista, hay un destello color violeta. El foco está verde. Ahora cambia a un color azul muy fuerte. Siento un olor a quemado también.  El televisor que se encuentra justo frente a ella empieza a quemarse.

            Enciendo la vieja lámpara y apago la nueva maléfica. Pero no funciona. Continúa con su perversa actividad. Los destellos rodean toda la habitación. La computadora estalla ante el calor de los rayos turquesa y amarillo. También se queman el sillón, el ropero, la alfombra…

            Todo está hecho cenizas. La luz maldita culmina con su obra. Mi mujer llegará en quinces minutos. No sé qué pensara cuando vea todas las cenizas. Quisiera poder explicarle todo. Pero lamentablemente formo parte de esta montaña de cenizas.

 

 

Publicado la semana 50. 09/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
50
Ranking
0 143 0