36
La coleccionista de colores

Miedos y neuras

"Desde pequeños tenemos miedo de lo que no conocemos. Cuanto más imaginativos somos, más miedo tenemos, miedo a lo que está en la oscuridad y no vemos, a lo que puede venirnos por detrás, a los ruidos desconocidos. A medida que vamos creciendo, nuestros miedos infantiles vamos superándolos y reemplazándolos por otros. Del miedo a lo que hay en la oscuridad, pasamos al miedo a suspender, a que nos despidan del trabajo,... El problema es el público termina volviéndose adicto a pasar miedo y lo busca en las películas de terror y en la literatura que nos remueve nuestros miedos más ocultos. Y es un problema porque algunos quieren más y más, no se conforman sólo con una película o una buena novela, ellos quieren experimentar la subida de adrenalina mientras abren la puerta en lugar del protagonista, preguntándose si el monstruo asesino está al otro lado.

Por eso creo que este negocio que estoy presentando hoy para conseguir una financiación, tiene mucho potencial. Hay público que demanda este tipo de experiencia controlada, este es uno de los negocios con más futuro de esta Feria de las Nuevas Tecnologías ..."

Ernesto se separó del grupo, él había venido a lo de siempre, a su eterna búsqueda y lo que tuviera que decirle aquel emprendedor que con tanta vehemencia hablaba, le daba un poco igual. Le atraía ir a las convenciones y ferias a mirar a la gente que paseaba, mientras intentaba adivinar por qué venía el resto de la masa. Le gustaba observar mientras pasaba desapercibido, hasta encontrar a la persona que tenía un halo que lo distinguía del resto. A veces pasaban horas y horas hasta que la encontraba, pero una vez que daba con ella, la seguía discretamente hasta su casa, estudiaba su comportamiento, la perseguía, olía su ropa, la tocaba, hasta que una noche entraba en casa de su víctima y le arrancaba su halo mientras le miraba morir lentamente. Pero arrancarlo y adueñárselo no era fácil, lo había intentado ya tantas veces, que ni se acordaba de cuántos habían sido. Tenía en su casa una larga colección de todos los tipos. Su miedo era vivir sin un halo y seguro que ese enérgico emprendedor no podría ayudarle a conseguirlo. "¿O a lo mejor, sí? El terror es lo que hace que el halo brille más y más" Pensó Ernesto. Y con esa pregunta revoloteando en su cabeza, se dispuso a seguir al inventor entusiasta, que ya se disponía a recoger sus cosas de su stand.

 

Publicado la semana 36. 08/09/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
36
Ranking
0 32 0