29
La coleccionista de colores

El mono

Llegué justo cuando se iba el autobús y subí medio trastabillada. Una señora me miró mal cuando me senté a su lado. Al principio pensé que le había pisado pero después me di cuenta de que la mirada no era para mí, sino para las dos mujeres que quedaban a mi otro lado. Presté atención a lo que hablaban:

- Entonces, que yo me entere, ¿quién tiene el mono?

- Armando, el hijo de Paqui

- ¿Otra vez?

- Sí, hija, sí

- ¿Y quién es el siguiente? Porque digo yo que deben tenerlo todos, ¿no?

La señora de mi lado era una olla express a punto de reventar. A parches rojos y blancos, su cara expresaba ira, sorpresa y otras muchas cosas más, que me convencieron de levantarme antes de que me pillara a mí por medio. Justo en ese momento llegó otra mujer con un crío que arrastraba indolente un trapo marrón. 

-¡Armando, no arrastres más al mono, que voy a tener que lavarlo otra vez! 

En ese instante lo entendí todo y me levanté corriendo bajándome  del autobús riéndome, mientras la mujer de mi lado miraba al niño con cara incrédula.

Publicado la semana 29. 21/07/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
29
Ranking
0 47 0