18
La coleccionista de colores

Salamandra

“La salamandra salió de su escondite como todas las mañanas a recibir los primeros rayos de sol que la terminarían de reactivar, cuando se vió sorprendida por una enorme zarpa que intentaba cazarla torpemente. Como pudo se escabulló por las rocas que le servían de escondite y la mantenían calentita por la noche y esperó que el animal se cansara y desistiera en ese burdo intento de caza. Mientras, la enorme rata buscaba desesperada a la salamandra metiendo la cabeza por las hendiduras, sin percatarse de que del cielo descendía su mayor enemiga que la cogió con pasmosa y ascendió de nuevo rápidamente volando hacia su nido sin que la rata pudiera hacer nada por defenderse o huir”. 

Así concluyó su parte del relato el monitor y cedió el turno al enclenque chaval de su izquierda, de no más de doce años y que lo miraba atentamente. Carraspeó y miró dubitativo al resto de compañeros de excursión, sentados como él cerca de una fogata que echaba más humo que calor. Él sabía que el grupo esperaba que siguiera el relato por donde se había quedado, pero era incapaz de articular una palabra coherente. Se sentía como la salamandra, acorralado y angustiado por las miradas del resto de los chicos de la excursión, pero en su caso no bajó ningún ave a salvarlo, por lo que tuvo que improvisar, con lo mal que se le daban a él las improvisaciones. Al abrir la boca, su rinitis perenne y su incipiente adolescencia le jugaron una mala pasada y todo lo que articuló fue un graznido que hizo que el resto de compañeros soltaran una sonora carcajada y fuera una vez más el blanco de las bromas y burlas, como también le ocurría en el colegio. Avergonzado, se fue a su cabaña, solo.

Diez años después, un joven piloto de combate se lanzó en picado contra un escuadron que hostigaba a unos civiles. Por primera vez no se sentía salamandra, sino depredador. Pero al contrario de lo que suponía, no encontró la paz y serenidad que creía que daba ese status, solo encontró más tristeza y soledad. Y siguió sin saber cómo terminar ese relato que dejó inconcluso esa noche en la hoguera. 

 

Publicado la semana 18. 19/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
18
Ranking
0 65 0