03
Kuddel

El juramento

La mesa puesta. La comida, muy sencilla, servida en tres platos blancos. Cenar con ellos, los héroes de mi torpe poesía, era un lujo que pocos se daban. Los dos seres de voz educada me deleitaron con historias y anécdotas. Lograron bastantes lágrimas de mis ojos. Cantaron poesía poco antes de elogiarme, de reconocer mis letras. Cantaron mis poemas como nadie lo había hecho jamás. Me sentí parte de un selecto trío. Entendí que muchos secretos de este mundo me fueron develados. Me llamaron “discípulo” y me hicieron saber que nada de lo hablado esa noche podía ser dicho fuera de esa mesa. “Juro que ningún secreto será traicionado, nada de lo aprendido diré” exclamé y levanté la copa con el licor. Primero se entumecieron mis dedos, luego las manos y los brazos. Pronto el resto del cuerpo haría lo mismo. No sé aún, en estos últimos segundos si el licor o la comida causaron esto. Sólo sé que mis héroes me están ayudando a cumplir mi juramento.

Publicado la semana 3. 20/01/2019
Etiquetas
Nocturnal
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
03
Ranking
0 89 1