18
Kuddel

El discurso

…Y, también es cierto, quizás sea un día más. Pero particularmente siento ganas de romper todo y con todo, de replantear de una vez por todas qué estoy haciendo, qué estamos haciendo. Una explosión inmensa estaría muy bien. Que salte todo, pero todo por los aires y barajar de nuevo. Y no sólo ser uno más vomitando opiniones inútiles e intrascendentes en internet. O colgarme el título de “intelectual” sólo por haber hecho referencia a alguna idea mal utilizadade algún autor ya muerto. Quizás eso aleje la sensación de haber perdido el calor de un fuego que creí inextinguible, un vacío que aún no se llenar. Eso sería bueno: refundar todo, matar las viejas ideas y hacer carne las nuevas. Olvidarme de lo cagón que se suele ser y alzar una bandera, gritar y escuchar, porque seguramente alguien más también alza una bandera, me escucha y grita también.

Este discurso no se extendió más dado que debo ir a trabajar y, en el fondo,me resulta un poco extraño estar más de diez minutos hablando solo frente al espejo.

Publicado la semana 18. 29/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
18
Ranking
1 97 0