16
Justina Rios

El gigante inseguro

Había una vez una mamá y un niño que vivían en una ciudad muy verde del norte. ¿Su papá? Sí, claro que había un papá pero se había ido a hacer algo en algún lugar. La mamá criaba con tesón  a ese niño que fue la fuerza de sus días, junto a la abuela que ayudaba mientras ella iba a trabajar.

Ella cubrían sus necesidades, casa, comida, abrigo, cariño, lucharon codo a codo para sacar adelante ese niño diferente.

El niño era hermoso un poco grande para su edad, su mama lo cargaba cuando llegaba de trabajar y  lo llenaba de besos, los días y los meses pasaron , los años hicieron lo suyo. Cuando entro por primera vez a la escuela  vio a sus compañeros mucho más pequeños y se tuvo que conformar a ser el último de la fila de aquí en más.  La abuela fue su apoyo  con la tarea escolar. Hacía y rehacía muchas veces las sumas y restas, Las hacia primero con porotos, los referidos de la abuela , luego con la maderitas de los fósforos gastados que se juntaban para él. Cuando llegaba su madre contaban con los dedos de ambos si hacía falta. Las oraciones le gustaban más “Yo amo a mamá” fue su mejor regalo, “Pupi mira el pino” costo más pero salió.

-Está bien así mamá la abuela dijo que sí, pero por favor dímelo tú.- Preguntaba siempre.

-Si hijito está bien- contestaba  su mamá.

Fue creciendo fue avanzando hasta que ya no lo podían ayudar más, secundaria, universidad una y otra vez perfeccionando sus trabajo. Hoy es un buen administrativo, Funcionario del Estado, muy bien pago, revisando continuamente los trabajos antes de presentarlos. Hoy es un hombre grande de altura y de edad, y no se encuentra bien en ese trabajo, se ahoga, se siente prisionero, no hay lugar para la equivocación en ese Ministerio. Escribe cuentos en sus horas libres y sueña con ser escritor.  El tiempo se llevó su juventud, sus amores, su abuela, solo le queda su mamá. Y él quiere realizar su sueño, el de todos los cuenta cuentos, y duda…y duda.

Le han ofrecido algo que lo ilusiona  y en su cabeza piensa y me preguntas ¿Estará bien, será el momento?  Y yo desde lejos desde tan lejos  le contesto “ Está bien ser feliz aunque sea un rato”.

 

Cuento de niños para no tan niños.

 

Publicado la semana 68. 16/04/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
16
Ranking
0 105 0