52
Justina Rios

31 de diciembre II

Ultimo día, despedida del año, saludos y buenos deseos. El celular está cargado de mensajes y 
llamadas perdidas una la sorprende… decide ignorarla. Van a tirar papeles cortados desde la 
terraza de la empresa, como cada año. En el escritorio esta la agenda completa la que tirara, la 
repasa con la mirada, Enero-Febrero: Depresión. Marzo-Abril: Al respirar hondo ya no duele. 
Mayo-junio: Volver a sonreír. Julio-Agosto: Cambio de look. Septiembre –Octubre: Gimnasio y 
color en el pelo. Noviembre –Diciembre: Salidas de fin de largo, despedidas con amigos, proyectos 
de vacaciones.
Volver a ponerme bonita para sí, una nueva fragancia de perfume, conversaciones con amigos y 
compañeros. Los que le ayudaron a salir y la sostuvieron todo el tiempo de dolor. Llamada 
insistente al celular y lo bloquea. Cena, bebida y baile, una noche divertida con sus compañeros. Y 
la vuelta a casa de madrugada, en la puerta esperando se encuentra él, un año sin verlo, sin saber 
nada de su vida y de repente esta allí con un ramo de rosas esperando. ”¿Sabes cuánto tiempo 
llevo aquí esperando? Desde las nueve de la noche y son las tres de la mañana”. Ella lo mira sin 
entender el porqué de su presencia de sus reproches de su interés. Solo puede pensar una 
pregunta “¿Qué haces aquí?”. “Yo”, contesto, “vine a buscarte”, “A pedir perdón”, “Quiero volver 
a tu lado a estar juntos otra vez”. Ella escucha en silencio todo lo que él tiene para decir, se arregla 
el pelo, mira sus manos, mira sus ojos y dice “No”.

Publicado la semana 52. 23/12/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
52
Ranking
0 225 1