47
Justina Rios

Como las hormigas

Salen de los barrios pobres, vienen bajando las colinas. Enfrentan decididos los gases y las balas. Venciendo el temor… dándose coraje unos  otros, avanzan  los pueblos a defender sus derechos, todos juntos  como las hormigas. Llenos de furor y fuego en sus corazones enfrentan al injusto. Años de lecciones aprendidas hicieron que ya no sean los mismos de antes. Abandonaron la antigua resignación de un sufrido pueblo dominado. Siglos de desidia y de abandono  llegaron a su fin cuando su par alcanzó la máxima distinción que te confiere el pueblo. De su mano hubo dignidad, igualdad y retornaron derechos postergados, que vieron la luz después de gran retraso. Salen a defender el avance logrado, no se resigna a que sus hermanos los condenen  a su antigua posición de hambre, dolor y abandono.

Un clamor  baja de las sierras, por las modernas  rutas marcha el ancestral pueblo, herederos del antiguo Inca, que se resiste a volver a ser invisible, lucha valiente, soberbio y altivo soportando  el dolor  y la inclemencia del desugual enfrentamiento. Ellos existen, están, son,  antes que América de Sur. Pueblo ancestral de estas tierras. Morocho y abnegado, otra vez la espada del conquistador los atraviesa, los hiere y los sangra, con un rencor clasista los desgajas, pero se vuelve a unir después del golpe que asesta su hermano  el corrompido. Águila rapaz que los mutila y despedazados los quiere someter. No conocen la brabura del que no se dejarà  dominar. Volvió sus ojos  al fin del mundo el icono del norte y comenzó a destruir la unidad  que tanto costo, generaciones de luchadores han tejido la Whipala con los colores que la naturaleza Pachamana pinto los recursos naturales que les quieren arrancar. Los veras luchando en forma desigual y reconoceras algun dia la fortaleza que le da su dignidad. 

Publicado la semana 47. 18/11/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
47
Ranking
0 59 0