46
Justina Rios

Hablemos de Elsa

Allá en el `42, en un poblado de Morón, se desarrolla esta historia, que estremece el corazón

Elsa era una pequeña y simple. Pobre su ropa. Podre el calzado, pobre de pobre pobreza, solo conocía su casa, la iglesia donde desde niña iba a ver los casamientos, soñando despierta cuando seria el suyo y quien sería el joven que la llenara de amor.

Me contaron que  una tarde en la Iglesia de Sagrado, jóvenes ricos  se casaba y  deslumbraba el despliegue que en la boda resaltaba ,  y las muchachas miraban con fascinación soñada,  sonreían encantadas al ver tanta ostentación, y esperaban del carruaje ver a la novia bajar. Maravilladas estaban sonriendo deslumbradas, y llamaron la atención de los jóvenes que fueron para la misma ocasión

El gallego zorro viejo ya se estaba acercando a ellas, pero eligió la más bella  para poder conversar Elsa quedo entusiasmada pensando en ese varón. Ella apenas una niña él  era hombre treinton. “Ni se le ocurra, paisano. Tirar el ojo páca” sentencio Bre Ansaldi…pero era  tarde ya, Elsa Ester  lo había mirado y salto su corazón, con un latido distinto, el latido del amor,

A escondidas se encontraban allá en la plaza Mayor y en el más puro secreto se prometieron  amor.

 Gran revuelo en lo Bre Ansaldi, Resulta que ese atorrante  pedido la mano de  Elsa Ester “¿Quién, dijeron los vecinos” “ y  por que lloras así” ”El gallego  Baldomero”   “ y mi hija va ha sufrir”,” y ella entre llantos  y asombro le a contestado que si”. No lo puede creer el padre, no lo puede creer la madre, ni el barrio ni los amigos del tal Baldomero Pérez.”,” Que se casa el mes que viene “, “Que la lleva a la pensión “¿nadie pudo disuadirlos, nada pudo hacer presión?,” lloraba la podre madre, dolida de corazón, y su padre de tristeza en silencioso dolor, le pedía al Dios supremos que volviera la razón.

Una mañana de marzo se cazaron esos dos,  fue firmada su desdicha, pues lo hizo por rencor para demostrarle a ella que con otra se casó.  Elsa vestida de Blanco  del brazo suyo salió, ilusionada  e ingenua ella siempre le creyó, hubo tules,  hubo flores, hubo arroz, lo que falto fue el amor.

Publicado la semana 46. 11/11/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
46
Ranking
0 66 0