29
Justina Rios

Veinte recuerdos antes de los veinte. Cap. VI

Capítulo VI

Titi decidió que con el largo de mi pelo lleno de rulos y para que no renegara Hermes seria mejor trenzarlo, comenzó entonces la tarea del peinado de todas las mañanas, yo dormía con trenzas pero se me deshacían, Hermes dijo un día muy seriamente que ella no iba a trenzar mi pelo, a lo sumo lo cortaría.

Titi  volvió a viajar esta vez a Tandil y se tardo un tiempo en volver, recuerdo dos cosas que pasaron en esa ausencia, el tío Juan dijo que podía que quedarme abajo si tenia miedo de estar sola arriba, Hermes dijo de ningún modo,  así que  a la mañana aun oscura  subía mi tío  me sentaba en la cama y trenzaba mis rulos negros,  mi pelo era muy rizado y se empeñaba en enredarse y hacerse nudos,  me ponía algunos almohadones y quedaba sentada hasta que llamaba Hermes a levantarse.

Algo que no podre olvidar nunca fue lo siguiente, el mayor secreto de la casa, lo descubrí una madrugada, tenia ganas de ir al baño. Tenia mi pequeña lamparita, pero no me dejaban con que encenderla una vez que la apagaba, entonces me desperté  incomoda y apurada debía bajar las escaleras, y las iba bajando en la oscuridad, cuando en el recodo de la misma me detuvo el terror, unos gritos, aullidos o algo así no lo puedo describir, invadía toda la casa, me quede acurrucada en el rincón en el descanso de la escalera, un buen rato y los gritos no cesaban, el miedo era tan fuerte que no podía moverme ni gritar , ni nada, luego la vi , atravesó la puerta. Hermes con su camisón largo y blanco su pelo suelto y largo hasta la cintura sus manos extendidas hacia adelante  y gritando, como quien ve cosas horribles que lo atormenta. Al rato paso mi tío y la llevaba muy despacio, después el mismísimo silencio. Cuanto tiempo estuve allí, no se solo se que cuando comenzó a aclarar recién me anime a bajar, todo estaba calmo, cuando subí, todavía tenia miedo pero no dormí, y llego el tío a trenzar mi pelo, no pregunte nada, es mas nunca lo conté a nadie hasta ahora

No paso mucho tiempo que volvió Titi con  regalos para todos , estaba contenta con una hermosa plancha con un tamborcito de combustible que había comprado telas y zapatos para mí, y una filosas tijera, entonces sin pensarlo siquiera pedí que cortara mi pelo. Me miro, no lo podía creer. Pero yo dije que si  y allí perdí mis bucles.  el pelo un poco mas corto que los hombros, algo nuevo que hizo con una cinta me dijo que se llamaba vincha, creo que allí comencé a ser grande a los cuanto años.

Publicado la semana 29. 15/07/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
29
Ranking
0 80 0