16
Justina Rios

"Solo cosas importantes"

Solo cosas importantes”.

Estoy  muy apurada con el trabajo de realizar el expurgo de los objetos que me han acompañado en esta ciudad agrícola, ganadera del sur de Buenos Aires. Veinte años, que se fueron transformando en objetos. El concepto heredado de familia,  las casas grandes son nuestro deleite, para la comodidad de todos los integrantes de la misma, los muchos hijos y algunos nietos que dio la vida. Pero, siempre hay un pero, los hijos crecen se difuminan por el ancho territorio y la casa empieza a perder ese calor de hogar, de sueños  latiendo en ella,  la compañía, las entradas y salidas, los planes, los intercambios de opiniones y porque no. las discusiones, Las habitaciones vacías, los armarios con poca ropa, solo lo que quedo porque ya no se usaba. Es la inevitable consecuencia de que los hijos maduren y busquen su lugar en el mundo. Una casa sin habitantes no es un hogar es tan solo un depósito de elementos que fueron complementando la vida de sus antiguos habitantes.

Encarando una nueva etapa en mi vida, un nuevo tiempo, un volverá a las fuentes pero de forma diferente, debo dejar cosas materiales y también algunas a la cual solo yo le doy valor.

Mire cajones y cajas en las que había muchas cosas guardadas a lo lardo de años  las cuales debía analizar qué hacer con ella, poner en orden  la que debía transportar unos quinientos kilómetros. Y las que inexorablemente deberé dejar, que serán  muchas por cierto, la ropa que ya no usaré aunque me guste, por razones obvias, la edad y los kilos, los zapatos y carteras. En una caja para la iglesia, los juguetes y muñecos al merendero, los libros,  si esos que tengo de a cientos, manuales diccionarios  enciclopedias, atlas… a la biblioteca. Entre las cajas encontré un  viejo libro de recetas de cocina, que al caer  estrepitosamente desde el último estante, desparrama todo su contenido en el piso.

Era mi lugar secreto, donde  guardaba desde hace tiempo mis tesoros, mi lugar seguro y allí están ahora todos esparcidos en el frio suelo.  Me deje caer para recogerlo pero mágicamente, se pasó mi apuro, “Solo codas importantes” se me dijo alguna vez, y ahora me doy cuenta que difícil es saber cuáles son .Un pequeño papel amarillo muy doblado, llama mi atención y lo abro, saltan los recuerdos a mi mente al ver mi letra  de niña, comencé a escribir cuando tenía seis años, había hecho una canción que se había metido en mi cabecita y repetía sin cesa se la cantaba a Gladys,  “Flores azules, Flores azules,  te traigo un ramito de flores azules, las he juntado en el campo y son tuyas mis flores azules”. Letra y música, aturdía a mi hermana con mi canción todo el día. Pero para no olvidarla la escribí y como no sabía escribir música solo puse   “La  la la la la, la la la “claro, al cabo de unos días no me acodaba la melodía. Tome el libro de recetas se había partido por el golpe, era viejo y reseco, también había una foto pequeña de mi mamá, estaba muy bella con su pelo largo ondeado y con un jardinero y camisa, sonriente y despreocupada  extremadamente joven, la vi muy hermosa y llore sobre su foto, Una hoja del roble de la Plaza de Hurlingham, que recogí en mi adolescencia  y cuya semilla se las di como regalo de boda a mi hermana mayor, en una cajita roja. Una pluma gris y blanca que me regalo Carlos, una flor azul reseca y frágil de un ramo , junto con  una ramito  de violetas, un trébol y una flor de Santa Rita casi sin color, un rizo rubio de mi hijo, que me regalo el día que le cortamos por primera vez el pelo a los tres años. Unos lentes de papel que mi hija mayor  uso  en su el primer acto del jardín, Las fotos de bebe de mis dos últimas hijas, el primer boleto del transporte que nos trajo… Y sí. Volví a acomodar lentamente todo dentro de aquel libro :lo acaricie muy dulcemente, apoye mi cara en su tapa, mire las cajas, lo fui envolviendo en un papel de seda, mire las cajas  durante un rato y me dije en voz alta “Solo cosa importante” y lo guarde en las cosas que no debía dejar.

Publicado la semana 16. 15/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
16
Ranking
1 121 1