15
Jonathan Vizcarrondo

El supersticioso valle del olvido

“Si aprender es recordar, ignorar es saber olvidar”

―Francis Bacon

 

La gente de su tribu tenía por firme creencia, que en el valle que dividía aquellas tierras —llamado “el valle del olvido”— moraban unas sombras que arrebataban las memorias de los viajeros. Si estando allí te echabas a dormir sin haber puesto fuego delante de ti, y las densas tinieblas de la noche te cubrían como un manto; entremezcladas con las tinieblas aparecían aquellas sombras y se alimentaban de tus recuerdos.

Una noche, él se quedó dormido en el valle. Ni siquiera recordaba aquella vieja superstición. Agotado de cansancio por el viaje, y abrumado por el calor del día; quedó rendido. Y fijándose en un buen lugar para pasar la noche que ya se aproximaba, recolectó unas pocas ramas, y se recostó delante del fuego.

Cuando por fin despierta y abre sus ojos, ya el fuego se había extinguido. Sus ojos se detienen en el amanecer. Camina y siente, y es consciente. Pero apenas recuerda: su mente, vagamente le presenta algún significado de las cosas. Ha olvidado y ni siquiera hace el intento de recordar. Solo siente y palpa; respira con profundidad. Y se asombra, y salta cuando ve en el piso su sombra. Y se mira en las aves, y se siente libre (aunque él mismo no entiende el concepto, pero lo vive, lo siente), y siente que vuela. Siente liviano su cuerpo. El olvido le ha favorecido. Camina y sonríe, y ni siquiera sabe porqué, ni siquiera se pregunta. Todo lo ve, todo lo mira, todo lo observa. Contempla cada detalle con una fresca imaginación. Todo lo admira, y se ríe, perplejo.

A su lado hay las mismas cosas de siempre, las cosas a las que ya se había acostumbrado. La variedad de colores en las flores, la liviana grama entre sus pies. A su otro lado hay más de lo mismo, pero se detiene con asombro; todo le es nuevo. Disfruta cada pisada, y percibe cada aroma de aquel sagrado valle que lo bendijo con el olvido.

Publicado la semana 15. 08/04/2019
Etiquetas
naturaleza, olvidar, renacer, olvido, contemplar, aprender, sentidos, vivir
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
15
Ranking
0 156 0