49
John Charlestein

Infierno de Balas + 5 Petite Contes de compensation

La bala más poderosa del ejercito atravesó a cada hombre, mujer y niño del mundo. Atravesó el espacio y el tiempo y llegó a las manos de Dios, quien sonriendo dijo “Repartí todo de manera igual para que nadie se peleara y aun así quieren más” Ese día, Dios renunció. 

-

Todos me miraron fijamente, como si hubiera algo más que decir. “La función terminó” dije. Los gritos inundaron el escenario cuando escuché detrás de mí “Y tu vida también. Aplausos”. 

 

-

La textura de esa piedra siempre me había parecido muy relajante. Tan suave, tan dócil y tan lisa. Ayer, por primera vez, me lastimó cuando la toqué y la arrojé muy lejos. Hoy la extraño, y no la puedo encontrar. 

-

Renunciaron al sabor de la carne cuando vieron que estaba sangrando. Retomaron el gusto por la carne, cuando la sangre los abandonó. 

-

El olor familiar tenía ese algo que lo hacía relajante, pero a la vez sospechoso, como si las catástrofes y los buenos recuerdos quisieran mantenerme ahí a cualquier costo. 

-

Grabé sus últimas palabras en mi recordar, pero no eran ni de cerca lo que siempre quise oír. Edité cada frecuencia del audio y por fin pude escuchar “Te Amo”. 

-

Publicado la semana 49. 08/12/2019
Etiquetas
Synthwave, Remix , Hoy es el día, oiste viejo?
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
49
Ranking
0 241 0