22
John Charlestein

Grafiti Ciego

Después de incontables noches de que un graffiti aparecía en las principales paredes de la ciudad, dieron con el autor. Para la sorpresa de todos era una mujer ciega.
Lo primero que le preguntaron fue ¿cómo sabía que dibujar?
-Oigo voces que dicen que ya vienen y que no se detendran a menos que dibuje los simbolos. Ellos me dicen donde esta la lata, cuanto debo caminar, donde debo girar, por donde empezar y cuando terminar.
Lo siguiente que le preguntaron era ¿Quién viene?
-No estoy segura. Las voces dicen que son muy grandes o muy pequeños. Algunos como perros otros como elefantes.
A continuación le preguntaron ¿Por qué o quién vendrían?
-No les importa mucho por quien. El que se atraviese es bueno para ellos, siempre que pueda ver.
¿A dónde los llevan? Fue la siguiente pregunta.
-Ojala lo supiera, pero nadie sabe de ellos. Gracias a mi no se han llevado a nadie, todavía, por eso tiene que dejarme salir.
El oficial le dijó que no podia salir hasta pagar la fianza. Había dañado muchas propiedades y el vecindario estaba muy molesto.
-¿Al menos puedo rayar aquí para protegerlo?
El oficial negó con la cabeza y se la llevó a su celda.
Una hola de desapariciones vino un par de semanas después. La grafitera se mecía en la esquina de su celda. El policia entró y la llevó a una sala para cuestionarla, mientras ella no dejaba de taparse los oidos.
Lo primero que le preguntaron fue ¿Qué te sucede?
-Las voces. Llevan muchos días hablando y cada vez más fuerte. Me estan culpando.
El policia le dijo que borraron su graffitis de las casas y que al menos un miembro de cada casa que fue rayada se había esfumado. ¿Tu sabes algo? agregó el oficial.
-Me lo han dicho. Por eso debe dejarme salir. Son amuletos, runas. Los confunden, olvidan a donde van y porque van.
El oficial agregó ¿Entonces estas coludida con ellos?
-No se si escucho al ente bueno o al ente malo, pero lo que quiero es que se callen las voces. Cuando veía las podía ignorar leyendo algo o viendo la TV, pero desde que todo es negro las escuho más fuerte.
Ahora le preguntó ¿sabes a dónde van?
-Esta noche debo ir a la Calle Cruz. En la esquina hay una casa blanca. Debo dibujar ahí.
El oficial se levantó y la tomó del brazo ¿Estás dispuesta a cooperar si te llevo?
-Lo que sea para no escuchar.
Llegaron a una pared, donde detrás una de las casas de los más acaudalados se eregía. Le preguntaron ¿Ahora qué vas a hacer?
-Dibujar, por supuesto. Todo para que se callen las voces.
El oficial se dio la vuelta para ver a su alrededor. Se le ocurrio preguntar ¿te falta mucho?
-...
¿Mujer, te falta mucho? 
-...
El policia giró su cuerpo para ver a la mujer ciega. El grafitti ya estaba hecho y de el una luz blanca parecia resplandecer que ademas iluminaba los orificios de la mujer mientras convulsionaba
¿Que diablos esta pasando? gritó el policia.
-Son las voces de la verdad. Aceptalas y nunca saldrás herido- respondi una luz que cayó del cielo y que desvaneció a ambos en medio de la noche. Solo el sonido de una lata vacia rodando fue lo que quedo.

Publicado la semana 22. 02/06/2019
Etiquetas
Xfiles, Earthbound Begins, Twin Peaks , Modo Paranóico
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
22
Ranking
0 44 0