14
John Charlestein

Life Lesson: Ser feliz...

Plana como una tortilla. Asi es la Tierra. Años de debates cientificos solucionados por un ser adimensional titanico cuyo entiendimiento de la física que nos rige, apenas es una ecuación básica para el.
Las casualidades del universo son chistosas cuando un ser ultraterreno aparece frente a ti y te explica que necesita de tu ayuda, pero tu, en tu infinita incredulidad y necesitando pruebas para creerle, lo retas. Le pides que con todo su poder y comprensión  de tu planeta te acerque a esa persona que tanto extrañas en el menor tiempo posible.
Riendo con incredulidad te pregunta si realmente le estas pidiendo eso. Pudiendo pedir las respuestas del universo, ver el fúturo o el pasado, o que alguien que fallecio vuelva a la vida, solo le pides ver a alguien, a quien veras de todas formas en un tiempo. Tu respondes que si.
Sabes que las respuestas del universo no te dejaran dormir; ver el pasado es para los estudiosos y ver el fúturo no te anima porque sabes que quiza no te guste lo que veras de ti mismo; revivir a un muerto, siempre trae problemas, morales y espirituales. Sabes que tu decisión es la más acertada, además de todo sabes que es la petición más sencilla pero para ti, la más importante.
En su infinito poder, aquel ente desaparece y se posa al oriente de la Tierra. Tu lo ves como si se tratara de una gran pantalla de la cual no distingues los bordes. Ahora sientes la tierra temblar. El llano donde estas parado empieza a sumergirse a casi 90°. Crees que estas soñando pero conforme ves que el angulo se come la Tierra, te asomas para ver un acantilado imposible.
Al horizonte ves que pasa exactamente lo mismo, incluso percibes un lago que se mantiene completo a pesar de la inclinación. Tras muchos temblores y vistas extrañas, ves que la brecha se empieza a cerrar y que una tierra diferente, como una ciudad se posa frente a ti. Te da miedo la grieta que se hace y la vista es por demás extraña, como si vieras el límite de dos fotos diferentes pegadas con gomas. El llano contrasta enormemente con la ciudad, incluso la luz es diferente.
Te atreves a dar el primer paso y sin darte cuenta, esta ahí. Saliendo de una puerta con la expresión facial de confusión más auténtica que veras en tu vida. Te acercas a esa persona. La estrechas entre tus brazos y le dices cuantas ganas tenías de verla, mientras cierras tus ojos. Su gesto no cambia. Sus brazos casí rigidos te devuelven el abrazo. Sientes una vibra muy extraña.
Una voz irrumpe en la escena. "¿Que estas haciendo? Aléjate." Tus ojos se abren y ves esa cara familiar. Alguna reunión de trabajo, fiesta o evento de la empresa se te viene a la mente cuando ves sus ojos. "¿Que daiblos esta pasando. Que le paso al lago y al parque? ¿De donde salio este desierto?"
Te alejas de esa persona que tanto ansiabas ver. Su estado es de total shock. Ni siquiera parpadea. Te giras y brincas al desierto nuevamente. Ahora empiezas a gritar "Probaste tu punto y te creo. No quiero seguir viendo esto"
Ves la noticia del extraño fenomeno en los periodicos. No fue alucinación tuya y ahora debes ayudar a aquel ser que te mostró más de lo que debías. Ahora ya lo sabes. Es mejor ser feliz que investigar.

Publicado la semana 14. 06/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
14
Ranking
0 93 0