05
Gracy

Nuevo texto

  UNA NUEVA VIDA

  Los festejos por el Centenario de la  Revolución de Mayo estaban en marcha. La multitud era una masa moviéndose al mismo ritmo, agitando banderitas celestes y blancas. los Daher y los Rashim nunca habían vivido una fiesta como esta. Era maravilloso ver tanta gente ir y venir, No querían irse de Buenos Aires sin conocer el teatro Colon, del que hablaban todos los "turcos" como ellos, que eran los únicos a quiénes podían entender. aún no lograban hablar en castellano, era muy difícil, el poco español que aprendieron en los últimos meses, en su tierra era bastante difrente de este idioma que se hablaba en las calles.

 Las dos familias llegaron a Argentina en los primeros días del mes de mayo, bajaron de un barco que los transportó desde Beirut hasta el nuevo puerto de Buenos Aires.

 Damasco, la ciudad natal, quedó muy lejos, aun bajo el poder de los otomanos, razón que los obligara a emigrar, y tambien razón por la cual les llamaran "turcos". Si ellos de turcos no tenían nada. Eran sirio-libaneses, ya ni sabían si sus antepasados eran sirios o si eran libaneses, o ambos. ¡Qué distinta era la antiquísima Ash-Sham (Damasco) de esta festiva Buenos Aires! ¡Qué distintos los argentinos! ¡Qué distintos los porteños! Todo era alegría en este suelo de prosperidad y trabajo...

 Unos pocos meses hacían de que tomaran conocimiento de la existencia de un país llamado Argentina, al otro extremo del mundo, una nación floreciente al sur de América, donde les entregarían tierras para cultivar y empezar una nueva vida. Lo más importante era su religión oficial: la Católica. Habían pasado malos momentos como consecuencia de la persecusión musulmana a los cristianos.

 Tuvieron suerte al entrar al país, la persona que anotó sus apellidos los escribió correctamente, sólo a Hamid le cambiaron el nombre por Jaime. Para los Daher siempre sería Hamid, aunque ya en la escuela nadie lo llamó con ese nombre. A Eduardo Hounaoui, un compatriota llegado en el mismo barco le cambiaron el apellido y comenzó a llamarse Eduardo Dominguez, era complicado escribir el apellido original.

 Finalizados los festejos del Centenario los Daher y los Rashim, que habían sido vecinos en Siria y además, amigos, fueron destinados a la provincia de Santa fe. El otoño doraba la llanura interminable mientras la temperatura bajaba cada vez más anunciando la llegada del invierno. No eran muchos los kilómeros por recorrer, pero el viaje en el tren a vapor, por las vías hace poco años instaladas, era lento y agotador. La travesía se completó en un carro tirado por dos caballos que quedaría para ellos, deberían compartirlo. El campo que recibieron para cultivar no era muy extenso. Apenas dos hectáreas para cada familia. Los Daher tenian un hijo,Jaime, y los Rashid una hija, Sara. Los niños rondaban los 12 años de edad y colaboraban en todas las tareas hogareñas y de producción mientras concurrían a la única escuela de campo a dos kilómetros de distancia.

 El mandato del Estado Argentino era que las familias se convirtieran en productors agrícolas. Habían tenido un aprendizaje teórico durante la estadía en Buenos Aires. Ahora lo pondrían en práctica. Recibían ayuda de algunos organismos creados con esa finalidad. En los años siguientes trataron de encontrar el rumbo a la vida campestre, pero ellos habían sido gente de ciudad, la mayoría de sus compatriotas se dedicaba a la venta de los más variados productos, por lo que los hombres se iniciaron en esa empresa mientras las mujeres y niños se dedicaron a cimentar la chacra.

 En los primeros tiempos del emprendimiento los amigos "turcos" salían a hacer sus ventas en el primer carro que se les había entregado pero con el tiempo lograron comprar más carros y caballos de tiro y el negocio comenzó a florecer.

 En sus largos recorridos los hombres escucharon comentarios sobre la vida en el norte del país, sobre los pequeños y numerosos pueblos que allí existían, de sus carismática gente y las necesidades de productos que los "turcos" se encargaban de proveer. Un nuevo sueño empezaba a nacer. Las dos familias lograron ahorrar durante esos años. Se presentó la oportunidad de invertir esos ahorros y comenzar al fin con la vida que tanto habían soñado en la lejana Siria.

 Sara y Jaime ya eran jóvenes, en la escuela aprendieron el idioma y el sentimiento de argentinidad. Estuvieron de acuerdo con el nuevo proyecto de sus padres aunque tenían sus propios proyectos. Ambos cumplirían 20 años, deseaban casarse y formar su propia familia. así se lo comunicaron a sus mayores.

 Cuando llegaron al pequeño pueblo salteño comenzaba la  primavera, la plaza central era un primor con sus rosales floridos, al frente la iglesia, con sus portones de rejas negras, rodeada de campanillas azules y maravillas amarillas y rojas. En el marco del portal, hecho con antigua madera de quebracho, estaba escrito: "CONSTRIUDA EN 1774". Era un pueblo con historia, con un viejo algarrobo en una bocacalle que, según los pobladores, fue utilizado por el Gral. Belgrano para descanso de sus tropas.

 Una cuadra más allá estaban los terrenos que habían comprado para instalar sus negocios. En una equina los Rashid, en la del frente los Daher. los primeros se dedicarían a la ferretería y los segundos instalarían una tienda de ropas y telas. Fueron los primeros sirio-libaneses en llegar al pueblo, pero no serían los últimos.

 En diciembre, en la Nochebuena, recibiendo la bendición del niño jesús, Sara y Jaime se casaron en la Iglesia del pueblo, su pueblo. El regalo de bodas no podía ser otro que un nuevo negocio en el pueblo, en una de las esquinas de la misma manzana en que estaba la ferretería. El pueblo tendría su centro comercial. La casa para los recién casados estaría en la parte alta del negocio que se dedicaría a la venta de cometibles y otros productos para el hogar de los más variados, motivo por el cual no perdieron mucho tiempo en pensar un nombre complicado y colgaron el cartel, sobre la puerta de la ochava, con grandes letras: RAMOS GENERALES.

  Una nueva vida llena de sueños a cumplir, se iniciaba.

Publicado la semana 5. 30/01/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
05
Ranking
0 84 0