50
Gonzalo J. Moreno

Haceme

Haceme un sandwichito. Con pan lactal con los bordes sin cortar. Cortarlos es algo de película yankee. Haceme un sandwichito con los bordes, que me gustan y le aportan textura y color. Hacémelo con ganas de que me lo coma entero. Con quesito y jamoncito. Ponele mayonesa, entre el queso y el pan, nunca entre el queso y el jamón. Ponele mayonesa y que sea Natura, porque es la más rica; es cara pero es rica.

Haceme un tecito. Con dos de azúcar. Pero las dos de azúcar ponéselas recién cuando hayas sacado el saquito de la taza, cuando el agua ya esté teñida. Para que el agua esté bien teñida y el tecito tenga el sabor justo dejá el saquito cuatro minutos en el agua. Si lo dejás más tiempo no lo voy a querer, va a estar fuerte y me seca. Me va a costar ir al baño. Si lo dejás menos tiempo no lo voy a querer, va a estar sin gusto, va a ser como tomar agua sucia de poco sabor. Haceme un tecito así como te lo pido. En diminutivo y sin dar vueltas innecesarias. Minutos: 4. Azúcar: 2. Taza: tamaño grande pero que no sea un jarro. Platito: no muy pequeño y que no sea de plástico. Cucharita: cualquiera, es sólo para revolver.

Haceme una colación de mediatarde. No es lo que estás pensando. Es una colación en mediatarde para no tener tanta hambre en la merienda. Haceme una colación antes de que me ataque el hambre voraz y coma cualquier porquería. Andá al kiosko de la vuelta y comprame un turroncito, de los clásicos de maní. Nada de barras de cereal que tienen más calorías que un alfajor. Nada de alfajores de arroz, que tienen más calorías que una barra de cereal. Traeme un turroncito del kiosko de la vuelta. También un Pico Dulce para engañar al estómago. Ayudame en el engaño, ayudame a engañar el estómago, ayudame a engañarme. Andá al kiosko de la vuelta y apurate, apurate que en cualquier momento me ataca el hambre. No vayas al kiosko de la esquina, ese cobra más caro; andá al de la vuelta, el que atiende esa señora de pelo rojo muy seco. 

Haceme la merienda. Unos matecitos con una sola cucharadita de azúcar en el primer mate. Después no más. Nada de edulcorantes ni cosas raras. Ponele un poquito de burrito, que le da textura y color. El burrito es gauchito. Haceme un matecito con burrito y una de azúcar en el primero. El agua que no se hierva. Ponela a fuego medio y sacala antes de que empiece a silbar, pero no demasiado antes porque si no se enfría muy rápido. Controlala de cerca. Ni bien la saques del fuego ponela en el termo grande verde, no en el azul que pierde el calor más rápido. En el verde. Rápido.

Haceme la cena. Ya me atacó el hambre, ¿ves? Creo que es demasiado tarde. Pero igual, haceme la cena. Algo rico pero livianito. Cuando falten diez minutos para que esté lista avisame y traeme un caramelito superácido Lipo para engañar al estómago y llegar con menos hambre a la cena. Que sea de manzana o de naranja. Nada de ciruela ni limón. Haceme la cena, que sea algo sabroso pero no demasiado engordante. No te olvides lo del caramelito. Que no haya arroz en la cena. De ningún tipo ni forma. Que no haya arroz que me seca y después me cuesta ir al baño. 

Haceme un favorcito, leé este texto que estoy escribiendo. Me parece que no tiene sentido. Leelo pero no muy rápido, tomate tu tiempo para leerlo, entenderlo y digerirlo ¿ok? Leelo con tranquilidad para que no se te pasen las sutilezas por alto. Leelo como si te interesara, como si fuera algo de lo que después vas a tener un examen; leelo y decime qué te parece.
¿Tiene sentido?

Publicado la semana 50. 15/12/2019
Etiquetas
Comida, Imperativo
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
50
Ranking
1 231 0