44
FJ

Sin miedo

Yo estaba allí, escuché el bisbiseo, pero no pude alcanzar a entender qué le dijo. Me quedé pasmado, esperando una despedida intensa, o mejor, una promesa, un reencuentro probable. Pero no fue así, cruzó la calle serenamente. Siguió sin mirar atrás mientras mi corazón se encogía.

Se merecían continuar, pero la vida hace bonitas cabriolas cuando quiere reírse del amor. Se merecían un último beso al menos, pero solo fue un susurro ininteligible para mí, nada más. 

Cuando ya nada se veía entre la gente, me invadió una melancolía instantánea para nunca desaparecer al recordar aquella despedida. Quizá debí no haber estado presente.Siempre me lo he reprochado. Quizá fui el dique para toda aquella intensidad contenida, toda esa pasión suplicando ser liberada. A lo mejor fui su ángel de la guarda, puede que se hubieran destruido. El destino es incoherente con las segundas oportunidades. Su futuro juntos me seguirá atormentando.

Una cosa tengo por cierta, se fue por aquella larga calle para no volverse a ver jamás, pero eso nunca fue un obstáculo para ellos.

Publicado la semana 44. 28/10/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
44
Ranking
0 187 0