17
FJ

El tío de Alcalá

Siento una prudencia lenta que remilga mi picor tabú.
Hay un girasol que no encuentra la luz.
Vivo una impaciencia puntiaguda que atosiga mi fogoso afán.
Hay un río que olvidó llegar al mar.
Masco una prisa intensa que ahoga mi calma procaz.
Hay una gota de lluvia con miedo a saltar.
Amaso un candor volcánico que ungüenta mi tranquilidad moral.
Hay un colibrí olvidando aletear.
Perfilo un plan laberíntico que procastina mi vida en total.
Hay un tornado aburrido de girar.
Imagino mi líbido jugosa que baña mi ser carnal.
Hay un gallo con pereza para madrugar.
Temo al ser mojigato que condene mi pasión visceral.
Hay una puerta que no se abrió jamás.
Tiemblo ante el rechazo egoísta que domeñe mi ego cabal.
Hay un lienzo que no se deja pintar.
Todo esto me pasa. Todo por quererte follar.
Pero tú no apareces, como el tío de Alcalá.

Publicado la semana 17. 23/04/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
17
Ranking
0 94 0