02
F.A. Andrade

Ecos de Penumbra

Alborea la mañana, insulsa,

Pues el reino de su luz está vacío,

Sin espigas que despierten el hastío

De no verte carcomiendo aquella culpa.

 

¡Cómo me estremece el aroma

De aquellas noches de primavera!

Tan sutil como el clamor

 de sonetos en luna llena.

 

La caricia más fugaz es una rosa

Que adorna mi jardín abandonado.

El tiempo, etéreo, es una sombra

Sin recuerdos ni sueños a tu lado.

 

El silencio era impuro, ¡cruel destino inconcluso!

Aun carcome la melancolía al vestigio

De aquella efímera exaltación.

Mas sus sombras son conscientes, en mi alma, en mi mente

Y los ecos suenan en mis sueños, abatidos,

Destronados de todo indicio de pasión.

 

Y mi nostalgia volviose pena sin atisbo de una aurora

De saber que un ángel llora,

Que su infierno es desazón.

De no verse ya en sí mismo de saberse aun vacío

De pensar que aquel rocío solo es llanto en regresión.

 

¡Oh fugaz aroma! ¡oh destino incierto!

¿Cómo subsistir en tu clamor?

Soy penumbra de tus sombras y pasado en tu existencia

La razón de cada sueño sin clemencia.

¿Cómo ver la rosa que adorna mis cimientos?

¿Cómo ser vida sin amor

Si tú, amor, eres esto?

Publicado la semana 2. 10/01/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
02
Ranking
2 411 0