06
esKaleno

Tic-Tac

Observabas a tu hermano mayor a través del espejo del pasillo. Seguías sus evoluciones reflejadas en el cristal azogado. Él no se daba cuenta. La puerta de su habitación un poco entornada, te ocultaban a su vista. Además, suponía que la casa estaba vacía. Tu madre trabajando y tú, deberías haber estado en otro sitio. Tomando lecciones de piano en casa de la señorita Claudia, esa estirada profesora de música que siempre olía a galletas de mantequilla. O en el entrenamiento de fútbol o en la clase de inglés. Sea lo que fuere, esa tarde no habías ido.

—Nena, que buena estás —la voz entrecortada de Gari apenas era audible—. Tía no pares, sigue, dame un poco más…

Sí, también estaba la vecina del piso de arriba. A ella casi no la veías. La cara de Gari tenía una expresión extraña, parecía sufrir de algún modo, así que no comprendías muy bien por qué pedía más. La vecina del piso de arriba no te caía bien y en aquel momento mucho menos. Parecía tener sobre tu hermano un extraño poder. Eso no podía ser. Él era fuerte, valiente. Con sus diecisiete y con tus diez, era dios. Era todo lo que tú aspirabas a ser. Pero esa tarde no. No te gustaba lo que pasaba. No lo entendías. Te diste la vuelta bruscamente buscando una salida. Tiraste el jarrón con flores de aparador.

—Vístete rápido —Gari y la vecina pararon en seco—. ¿Quién anda ahí?

No podías escapar corriendo, aunque lo estabas deseando. Cristales, agua, lirios, esparcidos por el parqué bloqueaban tu camino. Bloqueaban tu mente.

—Mira lo que tenemos aquí… —tu hermano te miraba mitad extrañado, mitad con guasa.

—Al renacuajo le gusta mirar, ja, ja —la vecinita reía perversa.

Ella llevaba una camiseta y él sólo los calzoncillos. Te sonrojaste mientras fijabas la vista en tus zapatillas.


—¿Te gusta mirar? ¿de verdad? —Gari parecía disfrutar—. ¿Y te tocabas la cosita?

—Uy, mira, si parece que se va a echar a llorar —remató la chica.

Ella agarró a tu hermano del brazo y lo arrastró hasta su habitación, empujándolo dentro. Entonces se dio la vuelta, te lanzó un beso y cerró la puerta. Hubieras preferido que se enfadaran, que te insultaran, que te dieran una paliza. Pero te ignoraron y siguieron a lo suyo. Al cabo de un rato se empezaron a oír ruidos amortiguados por la puerta cerrada. Algún grito, jadeos y al final tal vez risas. Te dolió tanto que te dejaran ahí... Hubieras preferido que te dieran una paliza, sí.

Pensaste en salir de la casa para sentarte en las escaleras. Hasta que se fuera la chica esa. Hasta que llegara tu madre. Hasta que borraras de tu cabeza toda la escena extraña. Pero no te fuiste. Te quedaste mirando dentro de tus pupilas reflejadas en el espejo, sintiendo como aumentaba tu rabia. No acababas de entender que pasaba. Notaste unas lágrimas intentando escapar de tus ojos y los cerraste con fuerza. Un segundo, tan sólo un segundo.

Abres lo ojos y ahí siguen tus pupilas, clavadas en el en el espejo rayado al que le falta un trozo. Y ahí estás tú, en el pasillo de la que fue tu casa y que huele a moho. Un segundo, tan sólo un segundo. Ya no queda nada de aquel niño pequeño resentido por quién sabe qué. Ya no hay hermano burlándose al que perdonar, al que entender, tal vez. Ya no hay madre a la que esperar. No hay que crecer. No hay que estudiar. No hay que madurar, ni hacerse una carrera, ni formar una familia.

—Señor Larrinoa, ¿se encuentra bien? —el tipo bien vestido y de maneras correctas parece realmente preocupado.

—O sí, perfectamente —sonríes sin entusiasmo—. Los recuerdos son un arma de doble filo…

—¿Ha decidido si quiere recuperar algo? —el promotor del Ayuntamiento, a pesar de sus maneras es un pesado.

Los viejos pisos de la zona este van a ser derribados. Cinco manzanas completas en las que ya no quedan más que algunos okupas. Y sin embargo, los dueños se resisten a vender, así que no ha habido más remedio que expropiar, con muy buenas maneras eso sí.

—Me llevaré el espejo.

—¿Está usted seguro?

—Nunca he estado más seguro.

Publicado la semana 6. 10/02/2019
Etiquetas
https://www.youtube.com/watch?v=qlGQoxzdwP4, Milky Chance - Down by the River
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
06
Ranking
0 182 0