05
esKaleno

Diecinueve grados

Era un día frío incluso para principios de febrero en el hemisferio norte. En la pequeña ciudad dónde Nakia vivía, no se alcanzarían los veinte grados Celsius. Apenas diecinueve sería la máxima. Nubes blancuzcas advertían de la posibilidad de lluvia sin que hubiera miedo de que al final cumplieran con su amenaza. Nakia se atrevió a salir de casa sin el traje de protección térmica aun sabiendo lo que pasaría si su madre la pillaba. Sintió una rara sensación en las zonas al descubierto de su cuerpo. Era agradable sentir el frescor, parecía que su piel respirara. Se había quedado parada en mitad del jardín de cemento que enmarcaba su módulo habitacional y de repente comenzó a tiritar. Volvió dentro al trote y pulsó el botón de cierre respirando con cierto alivio. Le hubiera gustado resistir mejor el frío. Al menos para el calor tenían protección. Trajes refrigerados con equipamiento para respiración autónoma, que aislaban del fuego exterior. Nakia se sentó en el suelo conteniendo algunas lágrimas. Aañoraba las historias de su abuelo. Historias que a él le habían contado otros todavía más viejos. Los árboles, los pájaros, las flores, los ríos, la nieve...

Publicado la semana 57. 02/02/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
05
Ranking
0 111 0