30
esKaleno

Summertime

El maullido apremiante de Karasú te trajo de vuelta. Te desperezaste en la hamaca sin decidirte a abrir los ojos. El rumor de las ramas del ciprés, agitadas apenas por una brisa dulce y suave, invitaba a seguir dormitando. Al fin tus párpados se movieron sin tu consentimiento y pudiste contemplar una decena de nubes algodonosas suspendidas en el cielo azul, azul, azul. Resultaba agradable. Especialmente tras varios días fríos y lluviosos, más propios del final del otoño que de pleno verano.

Karasú volvió a maullar más enfadada que antes. Reclamaba comida. “Ya es hora después de todo el día”, parecía decirte. Te levantaste sin muchas ganas y cayó al suelo el libro que, olvidado, descansaba en tu regazo. Murmuraste algo que ni siquiera tú entendiste y la gata bufó un par de veces mientras se cruzaba nerviosa delante de ti. Sonreíste pensando, como otras veces, en su extraño comportamiento que habías llegado a tildar de bipolar. Siempre arisca, lo mismo maullaba y ronroneaba que a los dos segundos gruñía sin razón aparente.

Ya en el cobertizo vertiste un poco de pienso en el comedero. Como por arte de magia, te rodearon unos cuantos gatos más, salidos de la nada. Shiva, la madre de Karasú que parecía volver a estar preñada, sus dos crías aún sin nombre, y Cola-pelada, un advenedizo de origen desconocido que hacía buenas migas y algo más, casi fijo, con la pequeña manada de casa. Les dejaste comiendo con avidez, como si no hubiera más para mañana y volviste a tu sitio en la terraza.

Recogiste el libro del suelo y te volviste a tumbar con la intención de continuar bajo el porche hasta la hora de cenar. Leyendo, tal vez, o contemplando las nubes pasar. Abriste el libro por donde un albarán doblado hacía de marca-páginas y tu atención se fijó en un párrafo al azar: “Mientras escribo estas páginas, veintisiete conflictos armados de envergadura están teniendo lugar en el mundo; 1.200 millones de personas viven con menos de un dólar al día; 2.400 millones no tienen acceso a las más mínimas condiciones higiénicas, y 854 millones de adultos, 543 de ellos mujeres, son analfabetos”. (*)

El aire pareció soplar más fuerte y más frío por un instante y el cielo perdió su brillo durante unos segundos. Un escalofrío recorrió tu espalda pretendiendo provocar un malestar que no llegaste a sentir más que de forma superficial. Cerraste el libro y lo dejaste con cuidado en el suelo, prometiéndote continuar con su lectura en otro momento. Te adormilaste nuevamente siguiendo el cimbreo de la copa del ciprés y con la decisión en firme de que nada arruinaría tu plácida tarde de domingo.

(*) Extraído de “Una cama por una noche. El humanitarismo en crisis.” de David Rieff.

Publicado la semana 30. 28/07/2019
Etiquetas
https://www.youtube.com/watch?v=uYUqbnk7tCY, Summertime - Billie Holiday
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
30
Ranking
0 68 0