17
Erika Prado

Letranpecuaro

Existe un lugar donde viven las letras. Son poblados pequeños pues, las letras, son contadas pero a pesar de eso hay mucha energía ahí. Se mezclan solo algunos tipos, unas cuantas son muy exclusivas, en su mayoría están separadas por lenguas. 

La equis, por ejemplo, es solitaria casi nunca viaja ni se mezcla con otras letras y no visita otras lenguas aunque, ciertamente, dentro de la suya es muy preciada y la consideran como una peculiaridad, tanto que en ocasiones otras lenguas no pueden entenderla o usarla adecuadamente.  

Las casas están hechas de tinta y las calles son de papel. Casi siempre hay silencio, las letras por sí mismas emiten un corto sonido particular pero cuando no están solas se hacen grandes charlas y fabulosas historias, en ocasiones, cuando coinciden letras de distintas lenguas surgen palabrerías y apalabramientos por todos lados. 

La ciudad no descansa, se encuentra en constante evolución pues casi siempre hay posibilidad de formar palabras nuevas o de poco uso. Las letras, aunque no se conocen en su totalidad unas a otras, se aprecian verdaderamente, aunque se saben de diferentes lenguas y utilizadas solamente en ciertas regiones, saben que están hechas de lo mismo y se respetan todo el tiempo. A veces hay lenguas que mueren y sus letras a veces ya están mezcladas en diferentes lenguas o comienzan a esparcirse dentro de otras; siempre habrá un lugar y un tiempo donde puede remembrarse la lengua muerta, un anciano, una antigua comunidad, un libro o un lector puede salvarla.

Publicado la semana 17. 28/04/2019
Etiquetas
Ahi viene la A
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
17
Ranking
0 88 0