35
DanielHR

Cosas de niños

–¡Rápido, vamos a ponerlo de lado! –dijo Javier.

–¡Ja, ja, ja, ja! ¡Qué divertido! –rió Óscar.

–¡Espera! Dame un rotulador. Voy a pintarle un bigote.

–Ponle también unos colmillos, como los de Drácula. ¡Y unas gafas!

–Ya tiene puestas las de verdad –le espetó Javier de malos modos–. ¿Para qué voy a pintarle otras?

–Vale, no te enfades.

Ninguno de los dos volvió a decir nada hasta un rato después, mientras contemplaban admirados su obra.

–¿Sabes una cosa? –murmuró Javier divertido–. Con esos cuernos que le has dibujado en la frente, se parece un montón al mago de esa serie que tanto le gusta a papá.

–Tiene un aspecto terrible –respondió Óscar–. Da miedo.

–Es un viejo terrible y feo –coreó su hermano entre risas.

En ese momento, los dos oyeron el tintineo de unas llaves en la puerta del recibidor.

–¡Oh, no! Son papá y mamá.

–¡Tenemos que recogerlo todo, deprisa!

Los niños guardaron los rotuladores en el estuche y pasaron un trapo húmedo sobre las manchas de sangre que había en el suelo, pero todavía faltaba lo más importante:

–¿Y dónde ponemos la cabeza del abuelo? –le preguntó Óscar a su hermano.

Publicado la semana 35. 29/08/2019
Etiquetas
crimen, Niños, Abuelo
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
35
Ranking
0 30 2