26
DanielHR

Nacidos para perder

Lo había dado todo para alcanzar el éxito. Se había esforzado hasta límites inimaginables. No hubo día en el que no estuviera delante de un lienzo y con las manos manchadas de pintura. En ningún momento se le vio descansar... Sin embargo, cuando consiguió que todos admiraran su obra, supo que el esfuerzo había merecido la pena.

Pero ahora todo había cambiado. Lo supo cuando vio a Luis recibir los aplausos del que había sido su público. Era desolador.

–¡Mirad qué dibujo más bonito ha hecho Luisito! –exclamó la profesora ante toda la clase mientras sonaba la campana del recreo.

Publicado la semana 26. 26/06/2019
Etiquetas
Escuela, Niños, Pintura
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
26
Ranking
0 61 2