48
DanielHR

Desengaño

Llevas más de una hora esperándola, pero no te importa porque por ella serías capaz de dar hasta la vida si fuera preciso. ¿Qué es una hora comparada con la promesa de estar toda una tarde juntos? Cualquier inquietud desaparece ante esa esperanza.

De pronto, te da por pensar que puede que no aparezca. Tampoco sería la primera vez que te da plantón. Notas como el corazón se te acelera. No, ella vendrá. No hace ni dos horas que te llamó diciéndote que ya estaba a bordo del tranvía. Consigues relajarte, pero te cuesta quitarte esa angustiosa sensación de la cabeza.

Al final aparece. ¿Ves cómo iba a venir? Cuando se pone a tu altura te da un beso en la mejilla a modo de saludo. Sientes cómo su perfume te envuelve y tratas de aprisionarlo en un lugar de tu mente para que no se escape.

Entráis en la librería y ahí es donde todo cambia. Intentas llamar su atención con todo tipo de datos (¡de algo tuvo que servirte estudiar Letras!)… Hasta te permites hacer el payaso (algo a lo que nunca te ganó nadie), pero ella no hace caso de tus palabras. Notas como la magia se rompe y, casi sin quererlo, recuerdas la encendida mirada que le dedicó al encargado de la tienda la última vez que estuvisteis allí.

Publicado la semana 100. 29/11/2020
Etiquetas
Amor, cita, libros
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
48
Ranking
0 74 0