02
Chesquín

Con el agua hasta el cuello.

Cuando estás con el agua hasta el cuello de nada te sirven los consejos. Cuando te miras dentro del pozo profundo del cual no encuentras la salida, esas palabras son vanas. No hay luz, solo el paso del tiempo recordándote lo miserable que eres. Sonreír, ¿qué es eso? El llanto es tu única queja. Pero la vida se abre camino y después de un tiempo, que parecerá muy largo, sale el sol. Y empiezas a agarrarte, por puro instinto de supervivencia, de cualquier cosa. Y recuerdas los consejos de los amigos, las lecturas de tus ojos, los paisajes limpios que no ha tocado el hombre con su maldad. La música suprema de los grandes maestros. La sonrisa de la inocencia. Y comienzas a arreglar tu vida después de la tormenta, del diluvio. Levantas las cosas que el vendaval tiró al suelo, arreglas las que puedas seguir ocupando, y arrojas a la basura las que te traen recuerdos. Entonces te recortas el pelo, te aseas y vistes con lo mejor que tengas y sales a caminar. Y lees en cualquier parte que la vida es una fiesta, una aventura, de la cual acabas de tomar la medicina más amarga.

Publicado la semana 2. 08/01/2019
Etiquetas
With a little help from my friends , La lluvia , De noche , luz
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
02
Ranking
0 39 0