09
Cati Cobas

Carta a Marcela (mi primera sobrina)

Querida Marcela:

Fuiste la primera. La primera en llamarme “tía” entre los hijos de mis amigos. Vivíamos en el mismo edificio por esas causalidades del destino, y siempre te consideré un regalo.

Cuando una no puede tener hijos biológicos y los desea muy fuerte, muchas veces la gente cercana, con hijos, se pone egoísta y le cuesta “prestar” los suyos. Tal vez crea (equivocadamente) que una podría malquererlos.

Tu madre fue inteligente y generosa de vos. Esos sábados en que golpeabas a mi puerta para jugar con mis “joyas” (simples fantasías por supuesto) o para usar mis maquillajes o disfrazarnos en complicidades fueron para mí dulce consuelo mientras esperaba la llegada de mis hijos.

Eras linda, vivaracha, conversadora, curiosa y también inocente.

Tus tres añitos asombrados frente a la puerta del subte cuando yo te susurraba “decí Sésamo ábrete” logrando encenderte el corazón de asombro cuando las puertas se abrían al llegar a la estación todavía me iluminan, querida Marcela. Y nunca más vi unos rizos más dorados que los tuyos entonces. Acompañarte a dormir con “el cuentito” no lo hubiera cambiado por nada, lo aseguro.

El tiempo pasó. Llegaron tus hermanos y tus primas y los veranos inolvidables en el campo. Tiempo de cuentos y juegos; dibujos y caminatas entre árboles añosos. Hubo cumpleaños y tortas porque nunca pude evitar mimarte especialmente. Pido perdón a tus hermanos por eso. Pero es que cuando fue el tiempo de ellos ¡por fin! habían llegado  mis hijos y ya no fue tan simple para mí.

Vos despuntabas la adolescencia y con ella llegó la lógica distancia. Aunque nunca dejé de ser para vos “la tía Cati” denominación que siempre consideré un título casi nobiliario.

Ha pasado la vida. Sos una mujer hecha y derecha. También mi abogada, cuando ha lugar.

Y al encontrarnos, pude comprobar que aquella tierna complicidad continuaba intacta. Pude saber que lo que se siembra en el espíritu de un niño sensible y de buena madera puede obrar el milagro de revivir en otros.

Porque el otro día, cuando te deseé feliz cumpleaños me dijiste, generosa como tu mamá, que me cabía el honor (junto a tus tías “de sangre” por supuesto) de haberte inspirado para ser una buena tía de tus ahijados y sobrinos. Que ahora entendías la felicidad que se puede sentir con esos lazos de amor que se construyen porque uno lo desea (o lo necesita).

Gracias, Marcela, por hacérmelo saber. Alguna vez le dije a mi Mercedes que el amor es lo único que si hay que repartir se multiplica, que no mengua. Verte mirar a Martina con orgullo infinito es una prueba más de que tu “tía Cati” no estaba equivocada.

Estoy segura, segurísima de que algún día vas a ver a tu sobrina feliz con sus sobrinos tal y como yo te veo ahora a vos. Y no te va a caber en el pecho el corazón de la alegría.

Cuando yo no esté (espero que dentro de mucho tiempo) va a haber una caja con mis “joyas” para que vos la cedas a tus sobrinas y así la vida continúe con su milagro de recuerdos y ternura.

“Tu” tía Cati

Publicado la semana 9. 03/03/2019
Etiquetas
Tres colores: Azul , La vida misma , En cualquier momento , luz
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
09
Ranking
0 181 0