08
Berthy Cantillo ©

El otro yo. (Pte. I)

Hubo una vez en la que iba caminando por cualquier lugar de la vida cercana a la travesía de la sinvida experimentando conocerme y ser yo misma, pero tropecé con una piedra que me hizo caer en un profundo pozo abandonado que me traspuso a una dimensión totalmente desconocida para mi estado natural. Estuve ahí durante días sin poder comer ni beber, casi moría. Todo lo que sabía y creía sobre mi estaba muriendo tan rápido como yo.

De repente, tuve una extraña sensación de estar frente a alguien que me miraba; y yo, sin aliento y sin pronunciar palabra levanté mi cabeza y miré. Estaba ahí aquella figura ávida de experiencias, era alguien tan parecida a mí, pero más sincera, más fuerte y atrevida,  me quedé en shock por un momento, pero seguí mirándola como si no me hubiera visto a mi misma.

Su elegante figura vestía un ligero traje blanco de lino, se acercó y me dijo con voz pausada pero firme, como quien quiere recordarte algo: no sé cómo has llegado a parar aquí, tampoco sé cómo te llamas y tampoco me importa, me has tenido cautiva durante años y ahora vienes a joderme! Ya me había a acostumbrado a ni siquiera saber que existo y ahora vienes de repente y perturbas mi intranquilidad, con la que aprendí a vivir desde que tú naciste.

Yo quise hablarle, pero no tenía fuerzas, estaba de rodillas queriendo levantarme. Me arrastraba como los gatos cuando están a punto de perder su séptima vida, me estaba muriendo lentamente, mientras tanto ella insistía en preguntarme por qué volvía; me perturbaba su voz. Caí en  un profundo sueño.

Lo que ella no sabía, era que yo nunca había estado ahí...

Publicado la semana 8. 24/02/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
08
Ranking
0 128 0