08
Anmarí D'aro

Cercén.

Tajé mis orejas a cercén
para no oír más estupideces,
y abriendo mis brazos
para darte cobijo,
se instalaron en mí
recuerdos pasados
de seres que amé
y pronto se fueron.

Hoy, triste y en silencio,
enjugo el torrente
que forman tus lágrimas
y le pido al Señor
que te dé como a mí,
a diario consuelo.

Que llene de esperanza,
el vacío hoy presente,
y haga florecer con el tiempo
un hermoso recuerdo
del tiempo vivido.

Anmarí D'aro.

Publicado la semana 8. 23/02/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
08
Ranking
0 131 0