27
Anmarí D'aro

Urdu


Cuando el gigante despierta,
ella, un rostro ya cansado,
se ciñe un mandil de protesta,
que no suma ni resta,
empero quisiera dormir.

Él no entiende de lisonjas,
ni de flores o presentes,
ni tampoco, y fue promesa,
de asentar un cobijo de papel.

Cuando el gigante despierta,
ella, un cuerpo añoso,
que no aprenderá ya ni urdu ni euskera llora

porque morirse quisiera.

porque la muerte, para ella quisiera.

Gloria sin supervivientes.
 


Cuando el gigante despierta,
ella, un rostro ya cansado,
se ciñe un mandil de protesta,
que no suma ni resta,
empero quisiera dormir.

Él no entiende de lisonjas,
ni de flores o presentes,
ni tampoco, y fue promesa,
de asentar un cobijo de papel.

Cuando el gigante despierta,
ella, un cuerpo añoso,
que no aprenderá ya ni urdu ni euskera llora

porque morirse quisiera.

porque la muerte, para ella quisiera.

Gloria sin supervivientes.

 


Cuando el gigante despierta,
ella, un rostro ya cansado,
se ciñe un mandil de protesta,
que no suma ni resta,
empero quisiera dormir.

Él no entiende de lisonjas,
ni de flores o presentes,
ni tampoco, y fue promesa,
de asentar un cobijo de papel.

Cuando el gigante despierta,
ella, un cuerpo añoso,
que no aprenderá ya ni urdu ni euskera llora

porque morirse quisiera.

porque la muerte, para ella quisiera.

Gloria sin supervivientes.

 

 

Publicado la semana 27. 02/07/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
27
Ranking
0 30 0