21
Anmarí D'aro

Amanecerá Dios y medraremos

La espera es fragosa,
acerba y húmeda en tejido,
y el viaje arduo de soportar
si no obtengo respuesta.

Mi apremio incluso te ofenda
pero estimo, tenerla, insalvable;
pasa el tiempo y tú...
tú aguardas callado;
el tiempo pasa y yo...
yo muto en letargo.

¡Habla, Gracia!,
no creas que te quiero compeler,
pero revisa el pasado que traigo conmigo,
¡atiéndeme!,
alivia mi espera por verte,
o ven sin demora al final del camino,
dónde amanecerá Dios
y medraremos.

 

 

 

 

 

Publicado la semana 21. 20/05/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
21
Ranking
0 54 0