12
Anmarí D'aro

¡A trabajar!

Me despierta el agua en el cristal de la ventana, a mi lado, David, lo observo, duerme.
Sigilosa me giro y sentada ahora en la cama lo miro de nuevo; me encanta verlo dormir, tan bello, tan tranquilo.
Me calzo las babuchas y voy hasta la ventana, sonrío, llueve, es lluvia fina, incesante, necesaria. Abro un poco la ventana, ventajas de vivir en el campo y el fastástico petricor me llena los pulmones de vida.
Respiro profundamente varias veces más.
Regreso a la cama, no puedo controlarlo y me lanzo encima de David, lleno todo su cuerpo de cosquillas y besos, se despierta al momento; entre risas y carcajadas grita :

-Para, para "cabrona"-hoy no trabajo.

-¿Quién te ha dicho que no vas a trabajar?. Es más, ¿Quién te ha dicho que tengas que hacerlo en la oficina? .

Ja, ja, ja. Reímos a la par.

Salgo corriendo a cerrar la ventana, momento que aprovecha, para lanzarme una de las almohadas de nuestra cama a la cabeza mientras se muerde el labio inferior y me guiña un ojo; bloqueo la almohada al girarme y se la devuelvo entre risas y mofas, no deja de mirar como deambulo por la habitación, está sensible y lo sé.
Lenta y convencida de que no me va a rechazar, me despojo de la camisola y sin más atavíos que una traviesa sonrisa y una evidencia clara de frío en ciertos lugares de mi anatomía, pongo carita de pena y lo miro.

-Ven- me reclama a su lado a la vez que tiende sus brazos hacia mí.

Sonrío.
Sonríe.
Ya lo creo que vamos a "trabajar", pero los dos y ahora.

Anmarí D'aro.

Derechos reservados.

Publicado la semana 12. 18/03/2019
Etiquetas
Chet Baker , Sírvase templado si dispone de una sonrisa que no termina de salir
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
12
Ranking
0 45 0