42
Alejandro P. Drallny

Llueve.

Y un día volvió a llover, después de los incendios.

Despertamos y la tierra mojada olía al anhelo

de un tiempo menos cruel, menos severo.

 

Pero la tierra no está para escuchar nuestros

anhelos, los míos, los tuyos, los de nadie.

La tierra apenas nos sostiene. Que no es poco.

 

Más allá de nuestra pequeña parcela de tierra

mojada, muchos otros festejan o lamentan.

Hay duelos, hay dolor, también celebraciones.

 

Los hay que retornan como Lázaro, cuando ya 

los daban por muertos, los que se esconden

de la peste a contarse historias, los que salen.

 

Vivimos este tiempo que es el nuestro y es de otros.

Volvemos hacia atrás o hacia adelante, tanteamos

como ciegos, o como Lear, guiados por los ciegos.

 

De un lado vocifera iluminado, el aprendiz de mesías.

Del otro anuncian el final de lo tiempos y el castigo.

Y el tiempo hace lo que quiere. Hoy, sin más, llueve.

 

Publicado la semana 94. 15/10/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
II
Semana
42
Ranking
0 89 0